Confirmado: se puso en marcha el canje de la deuda en default

Edición Impresa

La operación del canje de la deuda comenzará formalmente en 10 días, una vez que se hayan cumplimentado todos los pasos de presentación ante los distintos organismos de regulación. Así lo anunció ayer el ministro de Economía, Amado Boudou, en una conferencia de prensa en el Palacio de Hacienda, en la que dio a conocer los términos económicos de la oferta. Allí indicó que el plazo para que tanto los inversores minoristas como los institucionales decidan si aceptan o rechazan la oferta será de 30 días.

La quita total, como en todos los casos, dependerá del porcentaje de aceptación. Sin embargo, luego de la presentación, Boudou sostuvo que podría llegar a ser de 1 punto o un 1,5 punto más que la quita global del canje de 2005.

«Se espera tener una aceptación piso del 60%», volvió a repetir Boudou. Indicó también que las aprobaciones entre reguladores están todas dadas, pero que en la CONSOB de Italia sólo restan trámites administrativos. Así, el jueves de la semana próxima comenzarán con los road shows con inversores.

Audiencia

El ministro habló ante un microcine del Ministerio de Economía colmado, en el que estuvieron sentados en primera fila el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, ubicado en un extremo; a su lado el presidente de la Bolsa, Adelmo Gabbi; luego el presidente de la Asociación de Bancos de Capital Nacional (ADEBA) Jorge Brito; el subsecretario de Presupuesto, Raúl Rigo; el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa; y el viceministro de Economía, Roberto Feletti.

Más atrás se sentaron la titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont; el presidente de la Comisión Nacional de Valores, Alejandro Vanoli; de la AFIP, Ricardo Echegaray; de la Asociación de Bancos (ABA), Mario Vicens; el subsecretario de Hacienda, Adrián Cosentino; el presidente del Banco Nación, Juan Carlos Fábrega; y del Supervielle, Juan Carlos Nougues. Cuando terminó la conferencia, Moreno se paró al lado de Boudou para que se les tomara la foto de rigor.

Luego de realizar un repaso histórico de la generación de la deuda actual, en la que hizo hincapié en la entrada en default a fines de 2001 «que fue recibida con bombos y platillos», Boudou ofreció el detalle de los títulos que se ofrecerán para los inversores minoristas y para los institucionales.

Los principales puntos de la oferta del canje presentado ayer son los siguientes:

  • Los bonos que se ofrecen son los mismos que en el canje de 2005, es decir Discount y Par, aunque los porcentajes de quita son diferentes y el reconocimiento de los intereses también.

  • A los inversores institucionales la oferta incluye el Discount, tendrán un cupón atado al PBI, con una quita del 66,3% (en 2005 fue de 65%). Además, por los intereses devengados se entregará el bono bullet (es decir, que pagará al vencimiento), Global 2017, a una tasa del 8,75% sobre el valor nominal, que se regirá según legislación de Nueva York. Según explicó Boudou, no se va a incluir ningún pago de cupón PBI de años anteriores.

  • Para los inversores minoristas, principalmente bonistas italianos y alemanes, se entregará a cambio del papel en default un bono Par, cuyo cupón será menor que el Discount pero que no tendrá quita. Tampoco en este caso recibirán pago por el cupón PBI desde 2005. La novedad que informó ayer Boudou, que no había trascendido con anterioridad, es que por los intereses devengados los holdouts recibirán efectivo. «El techo a pagar por este concepto en efectivo es de u$s 160 millones», explicó el ministro. 

  • Hay un tope de u$s 2.000 millones para emitir bonos Par. Se consideran tenedores individuales a aquellos que tengan bonos por hasta u$s 50.000 o su equivalente en euros o pesos.

  • Las comisiones van a ser pagadas por los acreedores. Este punto también es diferente del canje de 2005, cuando fueron abonados por el Estado. La comisión será del 0,4% por cada u$s 100 que se canjeen. «Los bonistas no tienen forma de trasladarlos al Estado argentino e implica un ahorro por u$s 65 millones para el país», defendió Boudou.

  • Los bonos en pesos son ajustables por CER (coeficiente de estabilización de referencia, ligada a la inflación oficial elaborada por el INDEC). 

  • Si bien el total de deuda en default del que se habla es de u$s 20.000 millones, el monto total elegible para el canje es de 18.300 millones, esto es teniendo en cuenta los intereses hasta diciembre de 2001.

  • La emisión del Global 2017 será tanto para los holdouts como para inversores que no tengan títulos en default. «Luego de que se presenten se hará el corte correspondiente», explicó Cosentino luego de la conferencia. En ese sentido detalló que la diferenciación se hará según el período de liquidación: para quienes entren en la primera semana habrá una liquidación temprana.
  • Dejá tu comentario