Controlarán barcos que van a Malvinas

Edición Impresa

El Gobierno resolvió ayer por decreto que cualquier buque mercante (carga general) que se dirija desde el continente hacia la islas Malvinas y su zona de influencia debe pedir permiso a las autoridades argentinas. Este diario adelantó en su edición del viernes pasado la decisión de la Presidencia, que en rigor busca limitar la disponibilidad de bodegas a las empresas británicas que están a punto de iniciar perforaciones petroleras en la Cuenca de Malvinas. El proceso comenzó luego de conocerse que el buque Thor Leader de bandera británica registrado en la isla de Man (bandera de conveniencia) estaba cargando tubos sin costura en el puerto de Siderca/Tenaris que serían utilizados por la petrolera británica Desire Plc en perforaciones offshore en aguas malvinenses. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dijo que el Decreto 256 fue «firmado por la Presidenta en Olivos» y que la decisión tiene que ver con el inicio de las actividades petroleras por parte de empresas británicas en la zona circundante a la islas Malvinas.

El artículo 1º de la norma establece que «todo buque o artefacto naval que se proponga transitar entre puertos ubicados en el territorio continental argentino y puertos ubicados en las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, o atravesar aguas jurisdiccionales argentinas en dirección a estos últimos, y/o cargar mercaderías a ser transportadas en forma directa o indirecta entre esos puertos, deberá solicitar una autorización previa expendida por la autoridad nacional competente». Fernández anunció además la creación de «una comisión permanente para la evaluación de estas decisiones» que estará conformada por la Jefatura de Gabinete, la Cancillería, el Ministerio de Planificación, el Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos y la Secretaría de Turismo. Faltó mencionar a Defensa, que si bien no está incluido en la norma, viene trabajando en el tema desde que la plataforma y su remolcador entraron a la jurisdicción SAR (sigla en inglés de Search and Rescue, Búsqueda y Rescate) de la Argentina en el Atlántico Sur.

En la nariz de un cuatrimotor antisubmarino P-3 Orión de la Armada Argentina, la cámara estabilizada Plates 440 vigila y documenta la navegación de la plataforma petrolera Ocean Guardian y su remolcador Maersk Traveller.

El convoy de naves civiles británicas se dirige hacia la zona norte del mar circundante de las islas Malvinas. La última posición que dispone Garré indica que la plataforma estaría arribando a su zona de operaciones el 17 de febrero y que navega a una velocidad de entre 3 y 5 nudos. La cámara Plates 440 es un desarrollo del Invap, orientado al uso militar. Se trata de una plataforma estabilizada, que siempre conserva la horizontal con independencia del ángulo de inclinación del avión por maniobras, vibraciones o inestabilidades del vuelo.

Este sensor óptico capta imágenes con dos cámaras, una en color dentro del rango visible y dotada de un potente zoom, y otra en infrarrojo. El Orión, un turborreactor de cuatro motores, pertenece a la Escuadrilla de Exploración con base en Trelew, provincia de Chubut. La Armada, a través del Comando de Operaciones Navales, oficia como Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate, y tiene la responsabilidad de coordinar las acciones de salvaguardia de la vida humana en el mar, en unos 10.300.000 kilómetros cuadrados de Océano Atlántico, demarcados por el paralelo límite con Uruguay al norte hasta el Polo Sur y desde la costa argentina hasta la mitad del Atlántico. Con esta atribución, Defensa ordenó verificar las condiciones de navegación de la plataforma y el remolcador y se lograron varias imágenes compartidas luego con el equipo asesor del canciller Taiana.

El secretario de Relaciones Exteriores, Victorio Taccetti; el jefe de gabinete del canciller, Alberto Dalotto; y la consejera legal, Susana Ruiz Cerutti, brindaron ayer detalles sobre las últimas novedades, especialmente el Decreto 256 firmado por Cristina de Kirchner a un grupo de legisladores del FpV liderados por el diputado Agustín Rossi.

El contacto con los legisladores oficialistas apunta a bloquear la iniciativa de interpelar a Taiana que había lanzado el vicepresidente primero de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja, diputado Ricardo Alfonsín.

Dejá tu comentario