Créditos: se desplomaron las tasas de corto plazo a empresas

Edición Impresa

Aunque sólo para plazos muy cortos, el costo de financiamiento para las empresas cayó de manera violenta en las últimas semanas. Las compañías dedicadas al crédito para el consumo lanzaron fideicomisos financieros a tasas del 15,5% anual en los últimos días, prácticamente la mitad de lo que habían pagado a mediados de enero, cuando se superó el nivel del 30%.
La cómoda situación de liquidez que tienen los bancos (con más de $ 10.000 millones depositados en pases pasivos en el Central) derrumbó las tasas de interés para la captación de depósitos, lo que se reflejó sólo en líneas de cortísimo plazo para empresas. En cambio, las tasas de créditos a consumo y de préstamos hipotecarios, que subieron varios escalones a partir de octubre, por ahora no muestran señales claras de disminución (ver nota aparte).
Los fideicomisos fueron comprados por bancos (que se animaron a colocar una parte de esos pesos excedentes), pero también intervinieron compañías de seguro y algunos fondos comunes de inversión. En cambio, la ANSES continúa ausente de este mercado.
La reducción del costo del dinero impactó, además de lo sucedido con los fideicomisos financieros, en el descuento de cheques. Para documentos de compañías de primera línea, los bancos están cobrando tasas que oscilan entre el 17% y el 18%, y para adelantos en cuenta corriente se ubica en cerca del 21%, aunque algunos bancos se muestran más reticentes en habilitar financiamiento para este tipo de línea.
Liquidez
En el peor momento de la crisis financiera generada por la nacionalización de las AFJP, entre octubre y noviembre, los bancos llegaron a cobrar un 40% anual por descontar cheques y muchos directamente prefirieron suspender este tipo de operaciones.
Claro que esta disminución tan fuerte de las tasas no duraría demasiado. «Los bancos están con cómodas posiciones de liquidez y ya cumplieron con los requisitos que exige el Banco Central para febrero. Pero marzo, es otra historia y seguramente vamos a ver un repunte del costo del dinero», aseguró el gerente financiero de un banco local.
Por otra parte, la disminución tan brusca de las tasas puede jugar en contra de la política monetaria. En efecto, al caer tan fuerte el premio por efectuar plazos fijos en pesos, los inversores vuelven a pasarse al dólar, ante la perspectiva de una suba más rápida de la divisa en los próximos meses.
Por eso, en la entidad que preside Martín Redrado avalan un nivel de tasas que supere la suba esperada para la cotización del dólar durante el año. Ese nivel está más cerca del 18% anual en pesos que del 13% que se estuvo pagando en los últimos días.
Se registraron incluso algunas operaciones que hubieran resultado imposibles hace tres meses. Por ejemplo, algunas entidades captaron depósitos mayoristas (más de un millón de pesos) a plazos superiores a seis meses y que en algunos casos puntuales se estiraron a un año, al ofrecer rendimientos por encima de la media de mercado.

Dejá tu comentario