Cristina a empresarios: "Somos su mejor socio"

Edición Impresa

• En Olivos reiteró que «lo peor de la crisis ya pasó», y dijo: «Los necesito a todos y unidos»

Cristina de Kirchner logró reunir a cerca de medio centenar de empresarios anoche en Olivos, en un variopinto grupo en el que había de todo menos gente del campo. El propósito de la convocatoria fue romper el creciente ais del Gobierno respecto del sector empresarial, que -al menos en comunicados y declaraciones periodísticas- viene reclamando mayor seguridad (personal y jurídica), financiamiento a las inversiones y más diálogo.

La Presidente les pidió a los empresarios que «no hablen más por los medios; hablemos entre nosotros. Yo no los convoqué para dividirlos porque los necesito a todos, y unidos». Y afirmó que «fue una suerte para ustedes que el Estado interviniera en la crisis: tienen que entender que el Estado es su mejor socio. Por fortuna, lo peor ya pasó, y ahora hay grandes oportunidades para todos».

Cristina hizo un repaso del año, e invitó a los empresarios a sumarse a la delegación que encabezará y que hará una gira por China a partir del 26 de enero. «Quiero ser la mejor vendedora de los productos que hacen ustedes», prometió. Y mirando a Gustavo Grobocopatel -el principal sembrador de soja del país, pero un «outsider» en lo que hace al movimiento del campo-, elogió el rol de esa oleaginosa en el desarrollo del interior.

La elección de quienes la acompañaron en la mesa principal no pareció casual: estaban Luis Betnaza (Techint), Luis Pagani (Arcor), Eduardo Escasany (Grupo Galicia), Roberto Urquía (Aceitera General Deheza), Eduardo Elsztain (IRSA), Sebastián Eskenazi (YPF), Eduardo Eurnekian (Grupo América), Jorge Brito (Banco Macro) y Aldo Roggio (Grupo Roggio). Como se ve, se mezclaban preferidos y cuasi réprobos, sin que sea necesario identificar a qué categoría pertenece cada uno.

La mayor sorpresa que enfrentaron los empresarios fue la presencia de Néstor Kirchner, que ocupó lo que sería la «segunda mesa», acompañado de Javier Madanes Quintanilla (Aluar, a quien conoce del Sur desde hace muchos años), Viktor Klima (Volkswagen), Carlos Bulgheroni (Bridas), Sebastián Bagó (Laboratorios Bagó), Gabriel Romero (Hidrovías/EMEPA) y Hugo Sigman (Chemo Group).

La Presidente se deshizo en elogios hacia Techint, tras recordar que había logrado superar la caída de casi un 45% en el consumo de acero (no dijo nada de los problemas que le causó al holding de Paolo Rocca la confiscación hecha por su amigo Hugo Chávez de Sidor), también hacia su amigo Klima, a quien ya había encomiado el día anterior en el lanzamiento de un modelo que se hará en el país. Y recordó que Carlos Pedro Blaquier, dueño de Ledesma (ausente en el convite de anoche), había estado en la Casa Rosada el lunes a primera hora para «anunciar» (en realidad, reiterar, recordar) su plan de inversiones para los dos años por venir.

La ausencia de Blaquier (compensada con su audiencia privada) y de Rocca tuvo motivos diferentes: el azucarero es poco afecto a mostrarse en tenidas más o menos masivas como la de anoche, aun cuando la anfitriona sea la presidente, y eligió la privacidad de una audiencia a solas; en cambio, el siderúrgico ya había viajado a Italia cuando se cursaron las invitaciones.

Otros asistentes

En otras mesas se acomodaron para comer el plato de lomo y el helado de postre Marcelo Mindlin (Pampa Energía), José Ignacio de Mendiguren (indumentaria), Alfredo Coto (Supermercados Coto) Federico Nicholson (Ledesma), Guillermo Moretti (UIA de Santa Fe), Gerardo Werthein (Grupo Los W), Enrique Cristofani (Banco Río), Federico Braun (Supermercados La Anónima), Carlos Miguens (SADESA), Daniel Hadad (Grupo Infobae), Claudio Cirigliano (Plaza) y Carlos Enrique Wagner (ESUCO), entre otros.

La lista es al menos llamativa: cuando se preguntó por qué no se invitaba a Cristiano Rattazzi (CEO de Fiat), las fuentes oficiales dijeron que era sólo para empresarios nacionales; sin embargo, Klima en la mesa principal desmiente esa versión. Tampoco estuvieron en la lista los presidentes de las entidades (UIA, AEA, Cámara de Comercio), pese a que la Presidente insistió en que éstas «son parte de la unidad que buscamos».

Dejá tu comentario