Cristina: “Para salir de la crisis, Olivos parecía un compre ya”

Edición Impresa

En un ámbito que le es amigable, ya que lo visitó varias veces, y al ritmo de los bombos de los enfervorizados trabajadores del SMATA, Cristina de Kirchner defendió su gestión y puso de ejemplo a la filial local de la automotriz alemana Volkswagen por su apuesta a la Argentina.

«Necesitamos más empresas como ésta que inviertan y vean al país como un sujeto digno de confiar», dijo la Presidente ayer durante el lanzamiento industrial de la pick-up Amarok que se produce en la planta de la compañía en General Pacheco y que demandó una inversión de $ 1.700 millones.

Tras recordar que en febrero y marzo pasado las terminales automotrices en la Argentina producían al 24% de su capacidad instalada, Cristina anunció que finalmente el año cerrará con más de 550.000 unidades vendidas y que el objetivo es alcanzar en 2010 los 700.000 vehículos. «Esto no es viento de cola, esto es gestión», agregó.

«Esta vez la crisis nos vino de afuera, pero ante esta situación no nos quedamos con los brazos cruzados. Con Débora (por la ministra de Industria, Giorgi) nos pusimos a vender de todo. Olivos parecía una sucursal del compre ya. Vendimos heladeras, autos, bicicletas, de todo», explicó la Presidente en alusión a los planes de aliento al consumo con fondos de la ANSES. Aunque, en la práctica, la mayoría de estos planes no funcionaron.

Al referirse a la inversión de Volkswagen, Cristina explicó que «esto es una prueba de confianza de la empresa, que debo reconocerlo, tal vez no lo hubiéramos logrado sin el concurso de este gran amigo de la Argentina, que es Viktor Klima», en alusión al presidente de la compañía. La mandataria aseguró que «necesitamos muchos Viktor Klima en el país, en el sector empresario».

La importancia de este vehículo es que es la primera vez en su historia que la marca alemana produce una pick-up y la filial argentina fue la elegida para fabricarla para todo el mundo. La compañía planea exportar cerca del 80% de las 90.000 unidades que producirá por año a destinos como América del Sur, Europa, África y Australia (ver Panorama Automotor).

El proyecto Amarok (lobo en idioma inuit de los esquimales) significó la contratación de mil nuevos puestos de trabajo en la filial local, además de la creación de otros 9.000 puestos de trabajo en las firmas proveedoras y de la cadena de valor.

Klima subrayó, en tanto, la colaboración oficial para que se obtuviera un crédito del Banco Europeo de Inversiones por unos 170 millones de euros, el primero que obtiene una empresa en la Argentina desde la crisis.

También señaló que «el viejo modelo de exportar materia prima e importar productos elaborados sólo enriquece a pocos. Para el bienestar de la gente hace falta una industria firme y fuerte. Nosotros, los empresarios y los sindicatos, tenemos la responsabilidad de ser socios, de trabajar con el Estado, para que juntos adoptemos medidas contra el mayor azote: la desocupación».

Del acto participaron también el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y el ex jefe de Gabinete y actual intendente de Tigre, Sergio Massa.

Dejá tu comentario