Debut con polémica

Edición Impresa

Berlín - La canciller de Alemania, Angela Merkel, y la hija del presidente de EE.UU., Ivanka Trump se mostraron ayer en Berlín como aliadas en defensa de la inclusión laboral de las mujeres.

En su primer viaje al extranjero como asesora de su padre, Ivanka acaparó la atención en la cumbre Women20, foro organizado en el marco del G20. Sentada junto a Merkel; la directora del FMI, Christine Lagarde; y la reina Máxima de Holanda; salió en defensa de su padre. "Miles de mujeres que trabajaron con él durante décadas son testimonio de su creencia y sólida convicción en el potencial de las mujeres y en su capacidad de hacer el trabajo tan bien como los hombres", aseguró en medio de algunos abucheos.

Dejá tu comentario