Declara Larcher en causa Nisman: puede complicar a Cristina

Edición Impresa

El exsubsecretario de Inteligencia, Francisco "Paco" Larcher declarará hoy como testigo en el marco de la investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman. Citado por la jueza Fabiana Palmaghini, el ex N°2 de Inteligencia -desplazado de la cúpula de la ex SIDE a fines de 2014 junto a su titular, Héctor Icazuriaga- se presentará a media mañana en Tribunales. En tanto, tras la audiencia celebrada el viernes, la Cámara del Crimen ya se encuentra en posición de decidir si la causa debe pasar o no al fuero federal, luego de que la magistrada se declarara incompetente para seguir al mando de la pesquisa, y que la defensa del informático Diego Lagomarsino apelara esa resolución. Esa definición clave también podría ocurrir esta semana, con actividad reducida en Tribunales debido a los feriados por Semana Santa.

Es la segunda vez que Larcher declara en la investigación que busca dilucidar las circunstancias que rodearon la aparición sin vida del extitular de la UFI AMIA. La primera oportunidad fue hace exactos 12 meses, pero entonces no trascendió el contenido de sus dichos, en un encuentro que duró poco más de una hora ante la fiscal Viviana Fein, quien por entonces llevaba adelante la instrucción. Ahora, el ex "Señor 8", como se denomina en la jerga al subsecretario de la actual Agencia Federal de Inteligencia (AFI), se encuentra relevado del secreto, y su nueva citación se enmarca en las recientes declaraciones del exhombre fuerte de los servicios, Antonio Horacio Stiuso. En la extensa testimonial de Stiuso del 29 de febrero, que se prolongó por más de dieciséis horas, según trascendió, señaló a Larcher como quien transmitió a él y a Nisman la supuesta orden gubernamental de que se dejara de investigar la pista iraní en el marco de la investigación principal por el atentado a la AMIA.

La expectativa en torno a la declaración de hoy de Larcher se centra en las respuestas que el ex N°2 de la SIDE podría dar ante ese señalamiento. Las querellas se regodean en la posibilidad de que si el exfuncionario responde afirmativamente que recibió y transmitió tal orden por parte de la expresidente, esto apuntalaría la hipótesis de que ese hecho fue el punto de partida para la investigación de Nisman que derivó en su resonante denuncia lo que, para ellos, está directamente relacionado con muerte. Un argumento más, entienden, para que el expediente pase a la Justicia federal con asiento en los tribunales de Comodoro Py, el más politizado dentro del Poder Judicial.

El 19 de marzo de 2015, Larcher declaró por primera vez luego de que otro exespía, Alberto Massino señalara que el entonces "Señor 8" estaba al tanto del contenido de la denuncia de Nisman contra la expresidente Cristina de Kirchner, el excanciller Héctor Timerman y otros dirigentes afines al Gobierno por el supuesto delito de encubrimiento a los iraníes señalados por la Justicia como responsables de la voladura de la mutual judía. Puntualmente, dijo que conocía el contenido de las escuchas telefónicas en las que se apoyaba la dura presentación de Nisman que finalmente fue desestimada en tres instancias de la Justicia federal. La nueva declaración de Larcher, según confirme o rechace la supuesta orden gubernamental también podría tener impacto en esa causa enviada a archivo y sobre la que hubo algunos intentos por reactivar por parte de dos fiscales.

Originalmente prevista para el viernes, su testimonial se pospuso a raíz de la audiencia convocada en la Cámara del Crimen que, en paralelo, debe determinar si el expediente completo es girado a la Justicia federal como lo solicitara en reiteradas oportunidades la querella que encabeza la exmujer de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, y la que representa a la madre del fiscal, Sara Garfunkel. Luego de una tensa audiencia con cruces entre la defensa de Lagomarsino y las querellas, el tribunal quedó en posición de pronunciarse de forma inminente, aunque también previeron habilitar las jornadas inhábiles de esta semana. Los jueces que integran la Sala VI, Mario Filozof, Julio Lucini y Rodolfo Pociello Argerich deben decidir si aceptan el auto de incompetencia dictado por Palmaghini apenas ocurrida la declaración de Stiuso, basado en que hubo una violación de correspondencia sobre Nisman y que existieron irregularidades en la recolección de pruebas de la escena del hecho. Si esto ocurre, se especula que mañana podría haber una definición para girar la causa al fuero federal. Eventualmente, el juez sorteado deberá definir si acepta la competencia y si considera que existe conexidad con alguna de las causas existentes vinculadas a Nisman. Una de ellas es por amenazas a través de mails anónimos a cargos del juez Luis Rodríguez. La otra es por una supuesta "zona liberada" para cometer un homicidio, denunciado por Elisa Carrió y bajo el mando de Norberto Oyarbide.

Es inusual que pese a haberse declarado incompetente, Palmaghini avance en la instrucción del expediente, con testimoniales. Esa decisión implica, por lo general, el parate total del expediente hasta una definición de fondo. Sin embargo, la magistrada dispuso también que se ponga en marcha una pericia psicológica con carácter forense. Denominada autopsia psicológica, el estudio apunta a determinar si la personalidad de Nisman pudo haber tenido tendencias suicidas para lo cual se intentará reconstruir, mediante testimonios de allegados y personas que estuvieron en contacto con él, su conducta y aspectos relativos a su estado emocional previo al fallecimiento.

Dejá tu comentario