Definen ministros en Bruselas medidas para frenar derrumbes

Edición Impresa

Londres, Bruselas y Tokio - Los ministros de Finanzas de la eurozona se reunirán hoy en Bruselas para definir medidas tendientes a frenar la caída del euro. La cita se plasmó luego que el Gobierno de Estados Unidos el viernes volvió a convocar de urgencia a una teleconferencia a los países del G-7 (Alemania, Canadá, EE.UU., Francia, Italia, Japón y el Reino Unido) ante el derrumbe de la moneda única y la caída de las Bolsas, bajo el pretexto del caso griego. Según explicó el ministro de Economía de Japón, Naoto Kan, «hemos sido informados de los esfuerzos desplegados en Europa para estabilizar el euro», que el viernes tocó un mínimo en 18 meses al caer hasta 1,2433 dólar (niveles posteriores a la quiebra de Lehman Brothers). Fuentes del Gobierno británico confirmaron que los ministros de Economía y Finanzas del G-7 conversaron para «conocer los últimos datos sobre los mercados financieros».

El G-7 señaló que continuarán con las intervenciones en los mercados de deuda y de divisas, a través de los bancos centrales, y garantizarán una buena provisión de reservas de dólares en las economías europeas. A pesar de las medidas de austeridad para reducir los déficits públicos de la eurozona, los mercados reaccionan negativamente por los efectos nocivos que esas medidas tendrán en el consumo y el crecimiento. Pero al euro lo perjudicaron además los comentarios pesimistas de Paul Volcker, consejero económico del presidente Barack Obama, que evocó el riesgo de una «desintegración» de la zona euro. «Pienso que se puede decir que el euro fracasó y cayó en una trampa que era clara desde un principio» a raíz de la ausencia de política presupuestaria común, explicó Volcker, quien advirtió que «Europa tendrá que decidir al final si quiere estar más o menos integrada, y eso cuestiona al euro». Influyeron también las informaciones provenientes de España, sin embargo desmentidas, según las cuales el presidente francés, Nicolas Sarkozy, había amenazado con sacar a Francia del euro para forzar a Alemania a aceptar el plan de ayuda a Grecia.

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, reconoció la gravedad de la situación al decir que se vivía «la situación más difícil desde la Segunda Guerra Mundial» en una entrevista al semanario alemán Spiegel. Por su parte, el jefe de los economistas del BCE, Jurgen Stark, escribió, en un artículo publicado por el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung, que el plan de apoyo permite «ganar tiempo y nada más».

Por ello Alemania propondrá por su parte «un programa concertado» de 12 medidas de reducción de los déficits presupuestarios en la zona euro y reforzar la unión monetaria, indicó el semanario alemán Der Spiegel. El sábado, en Zagreb, el comisario europeo de Asuntos Monetarios, Olli Rehn, insistió en que la UE defenderá al euro: «Haremos lo que haya que hacer para defender el euro». Los mercados deben comprender que «somos serios en la defensa del euro y de la estabilidad financiera en la zona euro», agregó Rehn.

Agencias AFP, EFE y Reuters

Dejá tu comentario