Desde el hospital, Bolsonaro acusa al PT de planificar un fraude

Edición Impresa

San Pablo - Apuñalado en el abdomen hace once días, Jair Bolsonaro, candidato de extrema derecha para las elecciones presidenciales de Brasil, dejó ayer la unidad de terapia intensiva del Hospital Israelita Albert Einstein, en San Pablo, y transmitió un mensaje a sus seguidores.

El favorito para las elecciones del 7 de octubre, postrado en su cama, habló durante 20 minutos para agradecer a sus seguidores y apuntar contra el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT).

"Muchas gracias por el apoyo, consideración, cariño, oraciones y confianza", dijo el excapitán de 63 años que desde ayer se recupera en una unidad de cuidados semiintensivos.

Con una voz bastante apagada y distante de sus febriles discursos, criticó al PT y a su encarcelado líder, el expresidente Lula da Silva.

"¿Cuál es el plan B de ese presidiario (refiriéndose a Lula), pobre en el pasado y que robó nuestras esperanzas? No consigo pensar en otra cosa más en que ese plan B se materialice en un fraude" a favor del PT, señaló. Bolsonaro permanece estable, sin señales de infección y recibiendo alimentación por vía entravenosa, según el último boletín del hospital.

El candidato fue apuñalado el 6 de septiembre durante una caminata de campaña en la ciudad de Juiz de Fora (sudeste). "En el momento creí que había sido un golpe en la boca del estómago", recordó al borde de las lágrimas.

Urgido por no perder exposición en la campaña, antes de su discurso, ya había publicado un mensaje en Facebook en el que se definió como "bastante debilitado", pero "reuniendo fuerzas de ustedes" (ver ilustración).

A tres semanas de la primera vuelta de las presidenciales, se desconoce cuánto tiempo puede permanecer hospitalizado. Después del atentado, se había estimado que Bolsonaro estaría diez días en el hospital, pero las últimas complicaciones extenderán su estadía.

Agencia AFP y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario