Designa Obama un juez y estalla en ira el Congreso

Edición Impresa

Washington - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, designó ayer al juez Merrick Garland, un progresista moderado, para la Corte Suprema, abriendo una batalla por su confirmación en el Congreso controlado por los opositores republicanos.

"Escogí un candidato que es ampliamente reconocido no sólo como una de las mentes legales más brillantes de Estados Unidos, sino alguien que lleva al trabajo un espíritu de decencia, modestia, integridad, equilibrio y excelencia", dijo Obama en los jardines de la Casa Blanca, acompañado por su vice, Joe Biden, y por Garland.

Según la Constitución estadounidense, los nueve magistrados del máximo tribunal del país son nombrados de por vida por el presidente.

Le corresponde al Senado aprobar o rechazar la nominación.

Los republicanos, que dominan el Congreso, sostienen que la sustitución del juez conservador Antonin Scalia, fallecido en febrero, debería esperar al arribo del próximo presidente en enero de 2017.

Según Obama, la experiencia de Garland -dirigió la investigación contra el autor de la masacre de Oklahoma que causó 168 muertos- "le valió el respeto y admiración" de líderes demócratas y republicanos.

Pero varios dirigentes del Congreso apenas esperaron el fin de la alocución desde la Casa Blanca para confirmar que se negarán incluso a escuchar a cualquier nominado del presidente, sea cual fuere su currículo.

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, confirmó que bloqueará cualquier votación sobre Garland. "La gente de EE.UU. puede elegir a un presidente que designe a Garland o puede elegir a un presidente que designe a otro candidato diferente. Sea como fuere, lo que queremos es dar voz al pueblo" mediante las elecciones de noviembre, argumentó.

Importantes republicanos como el titular de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y el senador que preside el Comité Judicial en la Cámara alta, Chuck Grassley, respaldaron de inmediato la decisión de McConnell.

"No nos callaremos mientras Obama intenta instalar una mayoría progresista en el Supremo para minar nuestra Constitución y proteger sus acciones ilegales", indicó por su parte el presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, en su cuenta de Twitter.

La nominación de Garland, de 63 años, pone a los republicanos en la posición de ignorar un juez que ya fue confirmado una vez por el Senado para la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia -que alberga a la capital Washington- y que se opone al activismo judicial que ellos mismos rechazan.

Agencias AFP, EFE, Reuters,

ANSA y DPA

Dejá tu comentario