Día de la Madre: los comercios se preparan para regalos de recesión

Edición Impresa

Pese a ser una de las fechas más fuertes en ventas, este Día de la Madre los comerciantes esperan vender menos que el año pasado. Dicen que a diferencia de 2008, los consumidores todavía no comenzaron con las compras de los regalos. Es por eso que los más optimistas apenas aspiran a igualar el número de tickets emitidos para la misma ocasión del año anterior, pero advierten que este objetivo será difícil de alcanzar, salvo que haya un crecimiento repentino de la demanda durante esta semana. Igualmente se quejan de que aun vendiendo la misma cantidad de productos, la ganancia será inferior por el incremento de los costos y el boom de descuentos de hasta el 35%, que achican los márgenes de rentabilidad.

«El Día de la Madre, después de Navidad, es la fecha en que más artículos vendemos. Pero todavía no notamos movimiento», dijo a este diario Hernán Manfredi, gerente de marketing de Megatone. Para su colega Alejandro Taszma de la cadena de artículos electrodomésticos Frávega la situación es similar: «No esperamos vender ni más ni menos que en esta fecha de 2008».

La comparación con el año pasado tampoco es optimista. Según datos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en 2008 las ventas para el Día de la Madre cayeron un 10,5% frente a la misma fecha de 2007 debido a la incertidumbre que generó la crisis internacional en el mercado local, siendo una de los peores años.

«Si nos guiamos por lo que pasó en setiembre, uno de los meses más pobres a nivel comercial, las ventas no serán buenas. Desde enero hasta noviembre tuvimos una caída del 12% en los volúmenes comercializados con respecto a los primeros nueve meses del año anterior», explicó Vicente Laurenzo, de la CAME.

En el sector de indumentaria también hay poca expectativa. «Estaríamos contentos si vendemos lo mismo que el año pasado. Pero para lograrlo, esta semana tendrían que revivir las ventas en gran medida, algo que es poco probable. El margen de ganancia igualmente sería un 30% menor, por el incremento en los costos que sufrimos en lo que va de 2009, imposible de trasladar a los precios», dijo Adrián Alfandari, responsable de la marca de ropa femenina Try Me.

Asimismo, a diferencia de otros años, los empresarios consultados aseguran que los consumidores parecieran no estar dispuestos a comprar obsequios costosos. Dicen que la crisis condujo a una postura de permanente ahorro y las ventas se concentran en los artículos de oferta. Por eso, casi todos los comercios lanzaron promociones especiales por ese día.

«Es tanta la competencia entre las marcas por ofrecer las mejores promociones que sí o sí tuvimos que lanzar ofertas por el Día de la Madre, aunque esto nos implique resignar un 25% de la ganancia», se queja Ezequiel Zandwais de la marca de indumentaria Sweet.

Coincide Daniel Pepe, de la firma de calzado Lucerna: «Es imposible que las cadenas comerciales no estemos atadas a alguna promoción. Si vos no la ofrecés, la tiene tu competidor».

Pero depender de las rebajas para impulsar la demanda no es una estrategia comercial que simpatice a los comerciantes ya que, dicen, dificulta la elaboración de proyecciones y achica sus ingresos. «El contexto actual es muy difícil. Hay una sobreoferta de descuentos que acorta los márgenes de rentabilidad. Los clientes sólo buscan ofertas y facilidades de pago y desde las empresas no nos queda otra que entrar en el circuito de promoción para no quedar fuera de mercado», dijo Rodrigo Arizábal, gerente de marketing de Cardón.

Igualmente, los empresarios dicen tener fe en que las ventas mejorarán hacia el fin de semana. «La mayoría de los consumidores buscan los mayores descuentos. Por eso, es probable que concreten sus compras el sábado, en busca de las liquidaciones de último momento», concluyó Laurenzo.

Dejá tu comentario