Dicen el campo...

Edición Impresa

... que otra semana «caliente» acaba de transcurrir en el sector agropecuario, donde, mientras los precios internacionales de los granos continuaron con más alzas (el maíz superó, incluso, el récord de 2008), localmente siguieron las denuncias por irregularidades impositivas contra grandes empresas por parte del Gobierno, además de las «acciones» directas en campos que estaban cosechando soja, aunque lo más jugoso vino por parte de la feroz interna desatada en la Federación Agraria, que obligó a su titular, Eduardo Buzzi, muy virulento y mediático en las últimas semanas, a «recoger el barrilete» so pena de perder el grueso de sus bases, para nada de acuerdo con el embate que el federado venía descargando contra sus pares de la Sociedad Rural y de Confederaciones Rurales. Mientras, se concretó también una serie de reuniones, como la del Consenso Republicano, que lidera Guillermo Alchourón, en el Club del Progreso y al que asistieron varios políticos no oficialistas, incluyendo al precandidato presidencial del PJ disidente, Alberto Rodríguez Saá; el primer remate específico de feedlot organizado por la cámara que nuclea a estos productores en la Bolsa de Cereales; un almuerzo glamoroso en el más que tradicional Plaza entre productores y consignatarios; otra reunión entre economistas y empresarios con Miguel Angel Broda a la cabeza, la ya tradicional muestra de caballos en La Rural (que dura hasta el domingo) y hasta un cumpleaños, como el de Julio Werthein, ayer en Recoleta, dieron lugar a muchos comentarios del sector agroindustrial.

... que, de todos modos, las veleidades del clima siguieron en el eje de las conversaciones. Es que, mientras nuevamente la sequía «aprieta» a la mayor parte del territorio, complicando la última etapa de desarrollo de la soja y la siembra de pasturas y verdeos, el Paraná sigue creciendo y expulsando a los productores (mayoritariamente ganaderos) de sus islas, mientras comienzan evacuaciones de pobladores en algunas localidades aguas arriba. En la sede de la Bolsa de Cereales, mientras se celebraba el primer remate exclusivamente de hacienda de feedlot para obtener un índice referencial de esta categoría, los operadores comentaban la compleja situación que comienza a vivir la cadena comercial (incluyendo a los hasta hace poco muy beneficiados molineros), como el bingo de la cosecha 10/11, que sigue dando que hablar por la marcada diferencia entre los números del Gobierno y los privados. «Como la vieron verde, deben haber incluido unos 10 millones de toneladas de caña (de azúcar) de Tucumán en el volumen de cosecha (de granos)», señaló gracioso un norteño sobre las abultadas estimaciones oficiales. Se sabe que los rindes están resultando marcadamente desparejos según zonas, y hasta potreros, mientras que los resultados de la soja de segunda no son buenos en general, y que una parte de la de primera se vio afectada por la seca. «Los porotos son mucho más chicos y livianos que el año pasado. Recién los podemos medir cuando los levanta la cosechadora», señaló un destacado analista, al tiempo que reconocía que «en maíz, nadie sabe cuál es el verdadero rendimiento promedio y, mucho menos, cuánto se picó, aunque es mucho más que lo estimado previamente», reconocía, mientras otro grupo hablaba sobre una propuesta sectorial que estaría elaborando el Foro de la Cadena Agroindustrial, con la coordinación de un mediático economista no demasiado especializado en el sector. Todos coincidían en la importancia de que la cadena presentara un trabajo integral en forma conjunta.

... que, mientras algunos comentaban la nueva reunión que la Fundación Despertar va a realizar hoy en Bolívar, con la presencia de los legisladores Eduardo Amadeo (PJ disidente), Federico Pinedo (PRO), Juan Casañas (CC) y Francisco Ferro (ARI), iniciando así la ronda de debates sobre el rol del sector según la óptica de los distintos partidos con miras a la elección presidencial de fin de año, otros comentaban la llamativa interpretación «etológica» que hizo el habitualmente muy serio ministro de Ciencia y Técnica, Lino Barañao, quien trazó un paralelismo entre la conducta bélica o agresiva de algunas especies animales y los sanguíneos enfrentamientos que se están registrando en grupos de la sociedad argentina, tanto del sector oficial como entre privados. Ante la sorpresa de la interpretación (y de la «comparación»), más de uno ni atinó a hacer comentarios. Más pragmáticos, otros comentaban que «el vino salvó a los Porsche», en alusión a la hábil estrategia que habría cerrado un importante bodeguero que, a cambio de sus excedentes de ventas al exterior de vinos, negoció el ingreso de un monto similar, pero en autos deportivos de la preciada merca alemana que, seguramente, van a «volar como pan caliente» ante la restricción de importaciones que recientemente impuso el Gobierno. Por supuesto que, inmediatamente, se armó una especie de «bolsa virtual de cupos» de empresas y rubros habitualmente excedentarios en sus exportaciones para negociarlos con los importadores.

Dejá tu comentario