Dilma estudia eliminar impuestos en alimentos

Edición Impresa

Brasilia - Después de finalizar 2012 con una inflación del 5,8%, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, planea seguir implementando programas de exenciones tributarias para contenerla y ayer confirmó que estudia eliminar todos los impuestos federales sobre los alimentos básicos.
Rousseff dijo en un programa radial que los impuestos federales ya habían sido eliminados para el arroz y los frijoles -la comida básica de los trabajadores del país-, pero que otros alimentos también serán liberados del pago de impuestos.
"Esos impuestos deben ser eliminados, especialmente los de la canasta básica de alimentos", sostuvo la mandataria en una estación de radio del estado de Paraná.
El Gobierno brasileño, además, actualizará una lista de 13 alimentos en la canasta de productos considerados esenciales para que una familia brasileña viva un mes, que no ha sido modificada por años.
"Como la ley de canasta básica es tan antigua, estamos actualizando la lista de productos para que podamos eliminar todos los impuestos federales sobre ellos", dijo la presidenta.
Sin embargo, Rousseff confirmó que su Gobierno todavía no ha podido convencer a los gobiernos estatales de unirse a la medida y abandonar sus propios impuestos locales adicionales sobre los alimentos básicos.
Las rebajas y exenciones de impuestos han sido una herramienta primordial del equipo económico de Rousseff para avivar el estancado crecimiento económico y para controlar la inflación. Brasil ya ha adoptado diversas medidas para reducir los costos financieros y de energía y, según su ministro de Economía, Guido Mantega, el Ejecutivo se propone para este año "una mayor reducción de costos tributarios".
"Brasil está en una cruzada para reducir los costos de producción, a fin de abaratar la vida de sus ciudadanos y dotar a las exportaciones de una mayor competitividad", afirmó ayer el funcionario en un foro empresario celebrado en San Pablo.
Agencias Reuters y EFE

Dejá tu comentario