Diputados investiga hoy coimas sin chance de éxito

Edición Impresa

Dos convocatorias en Diputados amenazan con neutralizar cualquier acción del oficialismo o la oposición, por lo que el Congreso pasaría de largo a 2011 sin debatir nuevamente el Presupuesto para ese año. Graciela Camaño convocó mañana a las 10 a la Comisión de Asuntos Constitucionales para comenzar a investigar las denuncias sobre supuestas coimas a diputados para que se retiraran del recinto a la hora de votar el Presupuesto 2011, beneficiando así la posición del Gobierno.

Esa convocatoria nació cuando Elisa Carrió presentó una cuestión de privilegio en el recinto para que se investigaran las ausencias en los bloques que hasta venían denunciando jefes de bancadas, como el macrista Federico Pinedo.

Fue el remate de Carrió para develar una situación que claramente se venía percibiendo el miércoles pasado en Diputados, cuando se esfumaban legisladores de su bancas. Antes, la jefa de la Coalición Cívica había lanzado una acusación aún más dura sobre sus ex socios radicales del Acuerdo Cívico de haber negociado con el Gobierno la participación en la sesión.

Será difícil que Camaño consiga avanzar con los responsables de los intentos de coimas ya que las diputadas involucradas adelantaron que no darán más datos que los revelados en el recinto, salvo que sean citadas por la Justicia.

Camaño ya invitó a la reunión de Comisión a Cynthia Hotton, de Valores para mi País, y a la radical santacruceña Elsa Álvarez. Son las dos diputadas que reconocieron públicamente que habían recibido ofertas de sobornos.

Camaño sabe que será imposible algún avance, salvo que las diputadas cambien de postura y por eso adelantó que buscará debatir una regulación de los fueros parlamentarios para poner límites a las presiones sobre legisladores.

«De una vez por todas tenemos que fijar una norma sobre esto en la Cámara de Diputados. Deberíamos tener una ley que establezca los alcances de los fueros parlamentarios. Una mejor ley sobre los fueros e incluir algunas cuestiones que aparecieron en los últimos tiempos», dijo ayer Camaño.

«La situación de legisladores que cambian su postura porque su gobernador acordó con el Poder Ejecutivo una determinada obra pública o para pagar salarios se ve habitualmente, todo el tiempo», reconoció Camaño, blanqueando una práctica histórica en el Congreso. «Entonces hay una gran pregunta para hacerse: ¿hasta qué punto esta situación no vulnera los fueros parlamentarios? Me refiero a las situaciones en que un legislador dice que va a votar de una manera, luego en el recinto hace lo contrario y se justifica en acuerdos políticos».

Hotton confirmó el fin de semana que no revelará ante la Comisión de la Cámara baja el nombre del dirigente oficialista que le habría ofrecido favores a cambio de que se retirara del recinto al momento de la votación del Presupuesto.

Pero María Romilda Servini de Cubría y Ariel Lijo recibieron el viernes pasado las primeras denuncias para que se abra una investigación sobre el supuesto ofrecimiento de coimas y podría citar a las diputadas denunciantes para que identifiquen a los responsables.

Dejá tu comentario