Duelo generacional en Augusta

Edición Impresa

Con la irrupción del norirlandés Rory McIIlroy, actual número dos del mundo, y el retorno de quien intenta convertirse en el jugador más grande de todos los tiempos, el norteamericano Tiger Woods comenzará hoy una nueva edición del tradicional Torneo de Maestros de Augusta en el estado de Georgia. El primer Grand Slam de la temporada golfística se plantea como un verdadero duelo generacional entre Rory McIllroy, quien con 22 años se ha convertido en el segundo jugador más joven de la historia en alcanzar la cima del ranking mundial hace un mes, y Woods, quien con 36 ha dado sobradas muestras en el mes de marzo de que su juego está otra vez en el más alto nivel. Su segundo puesto en Palm Beach y su victoria en Orlando, tras dos temporadas y media sin conocer la victoria en el PGA Tour, así lo ratifica. El norirlandés sufrió hace un año en el Masters, cuando colapsó en la vuelta final con un abultado score de 80 golpes, pese a que todo parecía indicar que el triunfo estaba en sus manos. McIlroy no pudo escapar a la presión de llegar como líder a la ronda final, a pesar de llevar 4 golpes de ventaja, y mucho menos tener que compartir la última salida con un excampeón como Ángel Cabrera, quien lo intimidó desde el hoyo inicial. Sin embargo, cuando muchos auguraban una tardía o prolongada recuperación psicológica del joven talento europeo tras semejante traspié, McIlroy se repuso de manera impensada, ganando por amplio margen el US Open dos meses más tarde (8 golpes de diferencia). Y Woods, quien terminó 4 en el Masters 2011, jamás pudo mantener el notable nivel evidenciado en ese torneo, que terminaría siendo su mejor posición a lo largo de una temporada que acabaría siendo la peor de su carrera profesional. Fue así como alcanzó el puesto 25 del ranking mundial en el inicio de 2012, que rápidamente corrigió con sus excelentes actuaciones en el último mes y medio, lo que le permitió meterse otra vez entre los Top Ten (7) e ilusionar a sus seguidores con un esperado retorno que lo deje a las puertas de igualar el récord de Jack Nicklaus.

Pero además del joven McIlroy y el experimentado Woods, una lista de grandes jugadores se perfila como fuertes candidatos a colocarse la chaqueta verde. Ellos son los ingleses Luke Donald (número uno del mundo) y Lee Westwood (número 3), el norteamericano Phil Mickelson, y los australianos Adam Scott y Jason Day, segundo en el Masters y el US Open 2011.

El alemán Martín Kaymer, que el año pasado llegaba como flamante número uno del mundo y que actualmente ocupa el sexto lugar del escalafón mundial, tiene malos antecedentes en Augusta. En 2011 no hizo el corte, entre otros fallidos intentos, pero sus malos antecedentes bien podrían servirle para capitalizarlos esta temporada, dado sus dotes de gran jugador.

Sin lugar a dudas, visto y considerando la historia reciente de las últimas ediciones, los nombres de los posibles candidatos podrían emerger entre los participantes foráneos. Desde el año 2000 a la actualidad, con excepción de Phil Mickelson, Tiger Woods y Zach Johnson, el resto de los campeones fueron extranjeros no europeos y, dentro de ese lote, aparecen con fuerza los sudafricanos, australianos y latinos.

El primer Grand Slam 2012 ya se pone en marcha, con 97 jugadores, el field más reducido de los Majors, de los cuales un 70% de ellos está en condiciones de ganar, más allá de que los máximos candidatos sigan siendo los que, por números y antecedentes en este escenario, parezcan los únicos con chances claras de alzarse con la victoria.

Fernando Villar (Desde Augusta)

Dejá tu comentario