EE.UU. suma otros mil soldados a la ofensiva contra los yihadistas

Edición Impresa

El objetivo es recuperar Al Raqa, capital del “califato” del EI. Los efectivos combatirán si es necesario.

Washington - Estados Unidos está listo para mandar otros mil soldados a Siria en las próximas semanas en apoyo de la ofensiva de Al Raqa, bastión del Estado Islámico (EI).

La versión fue confirmada por el diario The Washington Post luego de varios rumores en los días pasados. El despliegue redoblaría la presencia de tropas estadounidenses en el país si es aprobado por el jefe del Pentágono, James Mattis, y si bien en principio los soldados no combatirán, implicará un fuerte cambio de la política de disminuir la presencia militar que había emprendido la administración anterior, de Barack Obama.

Los militares trabajarían en calidad de asesores y para entrenamiento de las milicias aliadas del las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), aunque podrían tomar un rol más activo si fuera necesario.

Recientemente, Estados Unidos sumó a los 500 miembros de las Fuerzas Especiales que operaban en Siria, 250 Rangers y 200 miembros de la Infantería de Marina, que tomaron posiciones para preparar la ofensiva hacia Al Raqa en un terreno cada vez más complejo.

Trump había dado 30 días al Pentágono para presentar un plan contra el EI y el secretario de Defensa Mattis lo sometió a consideración de la Casa Blanca a fin de febrero pasado.

Ahora es el jefe del comando central el encargado de establecer cuántos militares adicionales se necesitarán en Siria y el número identificado es hasta mil, escribió The Washington Post.

La guerra siria entró ayer en su séptimo año con dos fuertes atentados en Damasco. Hacia el mediodía un kamikaze se hizo estallar en el interior de un edificio que alberga dos tribunales, cerca de la entrada del famoso zoco, en el corazón de la capital siria, matando a al menos 32 personas y dejando 100 heridos.

Menos de dos horas después, en el barrio de Rabué, en el oeste de la ciudad, otro kamikaze "detonó su cinturón explosivo en el interior de un restaurante", informó la agencia oficial siria Sana. La fuente policial dio cuenta de 25 heridos.

Estas muertes recrudecen el terrible balance de seis años de guerra que causó 320.000 muertos, más de 11 millones de desplazados y refugiados, es decir la mitad de la población de antes de la guerra, y dejó por los suelos todas las infraestructuras del país.

Este trágico aniversario coincide con una tercera ronda de negociaciones de paz en Kazajistán, que terminaron sin avances.

Agencias ANSA, AFP y EFE

Dejá tu comentario