El brutal Estado Islámico mostró fusilamientos y degüellos de 28 cristianos

Edición Impresa

Trípoli - En un nuevo ataque directo a las comunidades cristianas, el Estado Islámico (EI) difundió ayer un video en el que muestra la ejecución de al menos 16 etíopes con un disparo en la cabeza y de otro grupo de 12, que fueron decapitados y sus cabezas colocadas una encima de la otra.

El video, que todavía no había sido autentificado, fue filmado en el sureste de Libia, en una región tradicionalmente conocida como el Fezzan, según explican los propios verdugos en las imágenes difundidas en redes sociales. En el transcurso del cortometraje, se difunden escenas de milicianos del EI conquistando ciudades cristianas y destruyendo sus iglesias.

Además, se reflota la idea de una guerra santa.
Precisamente, el diario israelí Jerusalem Post publicó un extracto en el cual un miliciano con el rostro cubierto se dirige en inglés a las "naciones cruzadas" amenazando con un conflicto permanente hasta que no se conviertan al Islam.

En la primera parte de la grabación se ve a unos 15 hombres, identificados por el EI como etíopes cristianos, encapuchados y vestidos de negro. Cada uno de los verdugos se colocó detrás de cada rehén y uno de ellos pronunció un discurso antes de fusilarlos.  

El combatiente aseguró que el EI está peleando una batalla entre "la fe y la blasfemia" y "la verdad y la falsedad", y prometió "luchar contra la gente hasta que testifique que no hay otro dios salvo Alá. "La sangre musulmana, que fue derramada bajo las manos de su religión, no es barata; de hecho, es la sangre más pura", sentenció el verdugo.

Luego, fiel al estilo dramático de las filmaciones del EI, el combatiente miró a la cámara y remató con una amenaza: "A la nación de la cruz: estamos de vuelta".

Acto seguido, aparece otro grupo similar de prisioneros, esta vez en monos naranjas, que son decapitados en una playa, presuntamente también en Libia, bajo el título: "Fieles de la cruz, miembros de la hostil iglesia etíope".

Este tipo de ejecuciones remontó a otro video del EI de febrero pasado, en el que una veintena de egipcios coptos -la principal rama cristiana de ese país- también fueron decapitados en Libia. A partir de esta masacre, el presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, ordenó bombardear presuntas posiciones del EI en el país vecino.

Desde el año pasado, el EI controla más de un cuarto del territorio de Irak y de Siria y da batalla a sus ejércitos y a los bombardeos aéreos de la coalición internacional liderada por EE.UU. Su guerra contra gobiernos locales y extranjeros atrajo inmediatamente la atención de otras milicias islamistas radicales en África, Medio Oriente y Asia, que con el pasar de los meses declararon su lealtad al EI.

De acuerdo con analistas, los combatientes que filmaron las ejecuciones en Libia pertenecerían a una de esta milicias que juraron lealtad al EI.

Agencias EFE, AFP, DPA, Reuters


y ANSA

Dejá tu comentario