El Central volvió a vender. Reservas cayeron u$s 125 M

Edición Impresa

La tendencia que se observa en la segunda parte de agosto se profundizó ayer, con ventas en el mercado cambiario por parte del Banco Central que alcanzaron los u$s 50 millones. Las reservas cayeron todavía más, un total de u$s 125 millones, influidas también por el pago de deudas y la caída de otros activos como el oro.

De esta forma, las compras de divisas acumuladas en el mes apenas superan los u$s 420 millones, menos de la mitad de lo que había comprado en julio e incluso por debajo del promedio de compras de u$s 1.000 millones de los meses anteriores. Con su intervención, la entidad que preside Mercedes Marcó del Pont pareció dejar en claro que no está dispuesta a avalar subas más aceleradas del dólar oficial, aunque el «blue» se mantiene a una distancia considerable. Ayer, también producto de la estacionalidad de fin de mes, el dólar informal bajó medio escalón hasta $ 6,37.

Este comportamiento marca dos fenómenos simultáneos. Por un lado la escasez de liquidación por parte de los agroexportadores, pero al mismo tiempo mayor demanda de importadores, en especial por estar acercándose fin de mes. En realidad, la única demanda de divisas que hoy puede canalizarse a través del mercado formal es la de los importadores, pero también de las empresas que tienen que hacer frente a vencimientos de deuda en dólares en el exterior.

Con la caída de ayer, las reservas quedaron en u$s 45.070 millones, es decir que otra vez quedaron cerca de perforar la barrera de los u$s 45.000 millones. Habría que seguir lo que suceda en estas dos últimas jornadas de agosto para determinar si caen o no por debajo de ese nivel. En realidad, la caída de reservas de agosto resultó muy significativa por el pago de Boden 2012 efectuado a principios de mes.

Caída marginal

Un dato no menor es que con las ventas en el mercado «spot» que realizó ayer, el tipo de cambio en el mercado formal cayó marginalmente. El dólar cerró tres milésimas por abajo del valor anterior, a $ 4,629.

El volumen negociado fue apenas más alto que el de la jornada anterior, llegando a u$s 314 millones en el mayorista. Las pizarras de los principales bancos y casas de cambio cotizaban en $ 4,61 para la compra y $ 4,65 para la venta. El euro, por su lado, también operaba sin cambios en $ 5,72 y $ 5,91.

Ahora resta determinar cuándo acelerarán las ventas los productores sojeros. La nueva suba de la oleaginosa de ayer (ver pág. 5) podría apurar la tendencia de ventas, ya que aún queda cerca del 23% de la cosecha sin liquidar, una cifra no muy distinta a la registrada en los últimos años.

También habrá que seguir cuál es el comportamiento del Gobierno con los importadores en lo que resta del año. Si bien se notó algún grado de flexibilidad mayor, no está claro que se mantenga así en lo que queda de 2012, sobre todo si las exportaciones no repuntan. En ese caso, recién habrá mayor flexibilidad para aprobar el ingreso de productos importados a partir del segundo trimestre del año que viene.

Dejá tu comentario