El Congreso vivirá congelado hasta abril

Edición Impresa

Terminó ayer el receso de verano en el Congreso, pero nada indica que la actividad vaya a comenzar hasta bien entrado el otoño. Sólo alguna ley que el Gobierno necesite en el apuro de la emergencia financiera podría activar hoy el funcionamiento de las cámaras. Por lo demás, el oficialismo no impulsará sesiones o reuniones en medio de un clima hostil con la oposición como hace tiempo no se observa.
Imposible entonces que el propio kirchnerismo impulse en sesiones extraordinarias algún debate -en rigor, no hay leyes clave para el Gobierno que estén pendientes- con el riesgo de someterse a escándalos en los recintos frente a las cámaras de televisión por reclamos tan diversos que van desde críticas a la reacción de Cristina de Kirchner frente a la crisis internacional, hasta planteos de fondo sobre el gasto y la situación fiscal en los primeros meses del año.
«No va a haber sesiones extraordinarias, eso es seguro. La pregunta es si va a haber sesiones ordinarias», bromeaban ayer en el bloque oficialista.
Quejas, entonces, no faltarán. Toda la oposición, alimentada ahora por los reclamos de gobernadores como Hermes Binner o Juan Schiaretti, quiere hablar de la situación del campo y las retenciones. Será extraño que Eduardo Fellner, presidente de Diputados, les habilite micrófono para eso.
No hay ninguna Resolución 125 de por medio, pero sí una crisis del agro que tiene en pie de guerra al radicalismo, la Coalición Cívica y el macrismo. Pero ni siquiera ése es el punto principal de conflicto: en realidad, las preocupaciones pasan hoy por las finanzas de los gobernadores y los recortes en los fondos a provincias que pueda decidir el Gobierno en medio de sus problemas de caja.
El desafío para intentar sacar al Congreso de su modorra (que amenaza ser casi eterna en este año electoral) apareció ayer desde el radicalismo. El cordobés Oscar Aguad, jefe de la bancada radical de Diputados, aprovechó para mechar las pujas en su provincia: «Lo único que tiene que hacer el gobernador Schiaretti es representar cabalmente a los cordobeses ante el poder central, a quien dijo él no temerle, y como gobernador de una de las provincias más importantes de la Argentina, convocar en Córdoba a una reunión de gobernadores y legisladores nacionales, para iniciar el proceso constitucional de elaboración de un proyecto de ley de coparticipación federal de impuestos». Lo dijo como respuesta a las promesas de Schiaretti en su mensaje de apertura a la Legislatura cordobesa.
Preocupaciones electorales
La oposición tiene al mismo tiempo sus preocupaciones electorales que garantizan también ocupar el verano en otros quehaceres. Mientras el jujeño Gerardo Morales sigue preocupado en consolidar su acuerdo con Elisa Carrió y que el alfonsinismo rebelde de la provincia de Buenos Aires no le desarme la lista que sueña cerrar con Margarita Stolbizer en esa provincia, otro de los puntales de la UCR en el Senado, el mendocino Ernesto Sanz, tiene sus preocupaciones provinciales.
Está decidido en el partido que Sanz vuelva a presidir la bancada radical del Senado. Por eso es un hecho que encabezará la lista de senadores por Mendoza en un acuerdo con Julio Cobos que pondrá a Laura Montero en el segundo puesto.
Fotos como esa se repiten por estos días en casi todas las provincias donde el radicalismo y la Coalición Cívica intentan inscribir su acuerdo y restan tiempo al Congreso.
La acción, entonces, aparecerá recién los primeros días de marzo, cuando la oposición intente llevar su agenda al Congreso y el kirchnerismo inicie la resistencia. En medio del inicio de la campaña de este año, el radicalismo ya tiene tema para lanzar otro tramo de la pelea: la investigación por el supuesto pago ilegal de $ 54 millones en el Ministerio de Economía a empresas aseguradoras.
Los senadores de la UCR, expertos en ese tipo de escándalos por pagos fraudulentos después de haber denunciado el caso Greco, ya exigieron la creación de una comisión investigadora que analice todo el stock de deuda consolidada pendiente de pago y los procedimientos de Economía para aprobarla. Habrá denuncias y discusiones, pero lejos estará el tema de pasar por los recintos.

Dejá tu comentario