El Dow está al borde de pasar a ganador

Edición Impresa

A lo largo de la semana tuvimos una serie de sorpresas negativas de peso en el frente de los balances. Sólo para mencionar dos, IBM y Amazon. Los inversores prefirieron sin embargo hacer caso omiso a éstos, así como a un conjunto de datos económicos que evidencian que aún estamos lejos de poder decir que volvieron los buenos tiempos (el saldo fue una ganancia semanal del 3,2% para el Dow y un 6,6% para el Russell 2000, lo que habla que tuvimos un manifiesto favoritismo por el riesgo), concentrándose en los números de Apple, eBay, Morgan Stanley, Nokia, UPS, Ford, etc. (en general ganan más, no por mayores ventas, sino porque han logrado incrementar su margen operativo al máximo de los últimos 50 años). Un ejemplo de este sesgo lo tuvimos el viernes, cuando a pesar de que los exámenes de tensión que realizó el Banco Central Europeo a las entidades bajo su responsabilidad presentaron un resultado que nadie puede definir de bueno (casi el 8% de las entidades fracaso -eso que no se incluyó en el ejercicio la posibilidad de algún default soberano-), se consideró que era más positivo el haber liquidado el tema, y de la mano del anuncio que GE incrementaba su dividendo un 20% y reiniciaba su plan de recompra de acciones el Dow trepó el 0,99% a 10.424.62 puntos.

Casi sin darnos cuenta, si en las próximas semanas el mercado es capaz de mantener el actual ritmo, julio quedaría como el mes de mayor suba de los últimos doce. En este juego no podemos desestimar la contribución que tuvo la suba de los commodities (el dólar se mantuvo estable frente a las principales monedas), entre los cuales el premio mayor se lo llevó el cobre, avanzando el 8,94%, seguido de lejos por el 3,4% del petróleo.

Dejá tu comentario