El Dow Jones en máximos históricos. ¿Cuál es el futuro de los ETF americanos?

Edición Impresa

El mercado americano ha batido un nuevo récord en la historia dado que el Dow Jones Industrial (DJI) ha logrado colocarse por encima de máximos históricos, borrando completamente la caída producida por la crisis sub-prime de 2007-2008. Ahora bien, cabe preguntarse, ¿acaso la economía norteamericana muestra la fortaleza previa al techo de 2007 como para poder explicar que estemos nuevamente en estos niveles? Los cierto es que los indicadores económicos no muestran una mejora sustancial como para poder explicar tal suba o mejor dicho, el actual bull-market.

¿Cómo se explica que en el peor momento de la crisis, en octubre-noviembre de 2008 los mercados emergentes, europeos y latinoamericanos hayan hecho piso de mercado e inicio del bull-market, mientras que más tarde, EE.UU. lo haya logrado en marzo de 2009?

Insistimos desde esta columna, así como en nuestras charlas y capacitaciones, el mercado no es racional, se mueve de la depresión a la euforia y de la euforia a la depresión. Detectar los momentos en los cuales se están produciendo tales circunstancias, le dará al inversor una herramienta clave para anticiparse al próximo movimiento del mercado y poder entender mejor el desarrollo de las plazas bursátiles internacionales.

En los máximos actuales, pero en los años 2006-2007, la evolución de los índices americanos e internacionales estaban fundamentados a partir del buen accionar de la economía hasta tal momento, sin embargo hoy en niveles superiores a tal momento, no contamos con tales argumentos económicos como para poder explicar que estamos en máximos históricos. Es decir, cuando antes brillaba la economía (por eso se explicaba el bull-market), hoy la economía no brilla, sin embargo estamos en nuevos máximos. Es cierto, se apela a que la gran emisión de masa monetaria llevó a los precios hasta los valores actuales, pero no se le encuentra otro justificativo económico real y consistente para poder fundamentar tal accionar. Los argumentos de antes hoy no están sirviendo para entender la actualidad bursátil internacional.

Los mercados castigan consensos y por ello con significativas reversiones bursátiles. Por ello es clave contar con una opinión contraria a la generalidad de los participantes que actúan en las plazas financieras.

Ahora bien, el buen dato de mediano y largo plazo es que hoy el mercado está en máximos históricos pero, ¿acaso se percibe euforia económica y social como para pronosticar un techo de mercado?

La respuesta es negativa, sumado a que no existen datos económicos robustos, Obama no cuenta con tanta popularidad y no se percibe un optimismo generalizado en el ámbito económico-social, altos niveles de desempleo que producen descontento social, etc. por lo que ante tal escenario el mercado aun tiene recorrido alcista para los próximos años. Es decir, se podrán dar recortes, aunque los mismos deberán ser transitorios y limitados, entendiéndolos como una oportunidad de compra para el mediano y largo plazo.

De corto plazo deberemos prestar atención a ciertos indicadores que hoy en día sí están mostrando una cierta saturación alcista y que podría generar un recorte. Estos indicadores son el índice de Volatilidad VIX y el consenso positivo de mercado.

El VIX está en mínimos de 12.55 puntos y el consenso bullish del mercado está por encima del 75%. Ambos datos son para tener en cuenta y poder esperar un recorte de corto plazo para los principales índices bursátiles americanos, pero tal recorte, deberá ser de corta vida y limitado, para que más tarde las subas sean retomadas como tendencia principal. Es decir, si el VIX, conocido como el indicador del miedo, está en mínimos, significa que existe una cierta relajación y optimismo en el mercado, alertándonos de una próxima corrección para la plaza bursátil norteamericana.

Ahora bien, ¿qué muestran los distintos sectores e industrias americanas? Para responder tal pregunta nos avocaremos a analizar los distintos ETF de los sectores estadounidenses.

Vemos que el sector financiero americano, con su ETF el XLF, se encuentra realizando la suba actual dentro de un canal que tiene sus inicios en los pisos de 2011 de 11 dólares, ubicándose en la actualidad en niveles de 18,45 dólares.

Con el avance hasta los niveles del viernes, el mercado ha logrado recortar el 38,2% de fibonacci de todas las pérdidas acumuladas en la crisis de 2008 y mientras el mercado se encuentra en nuevos máximos, el ETF del sector financiero se encuentra bastante retrasado.

Si bien el sesgo para el mediano y largo plazo es alcista, vemos que de corto plazo el mercado se encuentra sobre-comprado y junto a resistencias importantes, por lo que podremos ver un recorte, aunque limitado hacia los máximos previos de abril de 2011 en torno a los 17,20-17 dólares, siendo los 16,50 dólares el soporte de mayor peso, junto a la parte inferior del canal y desde donde la tendencia alcista deberá ser retomada con intenciones de atacar la parte superior del canal en torno a 19,00-20 dólares, para acceder a niveles superiores más tarde hacia los 22 dólares, ubicando en los 25 dólares al obstáculo de mayor peso en el mediano y largo plazo para el XLF.

El mercado podrá permanecer sobre comprado y continuar escalando posiciones, pero llegado el momento de un recorte, el mismo deberá quedar contenido en los soportes propuestos, para que desde allí las subas sean reanudadas, tal como lo proyectado. Sólo con caídas directas que logren colocar al ETF fuera del canal, accediendo debajo de 16,50-16 dólares, el índice quedara vulnerable a nuevas bajas, pudiendo regresar a los 15,30-14,60 dólares, junto a soportes inferiores y desde donde la tendencia alcista deberá quedar finalmente retomada.

En cuanto al sector Industrial, con su ETF el XLI, también se encuentra dentro de un canal, aunque en una situación más avanzada respecto del XLF, dado que los precios se ubican junto a los máximos previos de 2007 en 42,40 dólares. El sesgo para el mediano y largo plazo es alcista, aunque vemos en el corto plazo, los indicadores técnicos se encuentran dejando señales de saturación y sobre-compra, pudiendo generar un recorte aunque limitado dentro del canal hacia la zona de 39,80 dólares y 38,60 dólares más tarde, para que desde allí la tendencia alcista sea reanudada en busca de continuar accediendo a nuevos máximos y rumbo a valores más ambiciosos en torno a 44 dólares y 46-47 más tarde, junto a la parte superior del canal. Vemos que el ETF podrá permanecer sobrecomprado y con indicadores saturados, pero a la hora de que llegue el recorte, el mismo deberá quedar limitado al soporte ubicado en 38,60 dólares.

Sólo con el quiebre debajo de 38,60, el índice abandonaría el canal quedando vulnerable a nuevas pérdidas hacia niveles inferiores en torno a 37,30-36,75 dólares, siendo los 33,30 dólares el soporte de mayor peso en el corto y mediano plazo para el ETF y desde donde la tendencia alcista deberá quedar finalmente reanudada hacia los máximos propuestos. Vemos que el sector de la construcción (ITB) también se encuentra desarrollando la suba actual dentro de un canal alcista y con chances de acceder a niveles superiores en torno a 27 dólares primero y 30 dólares más tarde, junto al 61,8% de fibonacci de toda la caída desde los máximos de 2007. Más tarde, con el quiebre por encima de tal nivel , quedara habilitado alzas mayores rumbo a valores más ambiciosos para adelante.

En caso de posibles recortes, vemos que el índice encuentra soporte dentro del canal en la zona de 22 dólares o potencialmente en 20,00-18 dólares para que desde allí el avance quede retomado rumbo a los máximos propuestos.

Nuestra visión para los índices americanos y para los ETF analizados es alcista de mediano y largo plazo. La gran suba protagonizada por el mercado en los últimos meses ha convencido a muchos analistas y participantes, tornándolos alcistas y colocando al 75% del mercado con una opinión bullish, a la vez que el VIX se ubica en mínimos históricos. Tales indicadores son para prestar atención y alarma ante posibles recortes de corto plazo, con chances de que el mercado regrese a soportes inferiores y para que desde allí la tendencia alcista sea reanudada.

Es importante destacar que no existe hoy en día una sensación de euforia y exitismo social, característico de techo de mercado y es por ello que consideramos a las futuras correcciones como temporales y de tiempo limitado. Hoy en día, EE.UU. no cuenta con señales económicas que denoten importantes niveles de optimismo, la economía permanece débil y con una lenta recuperación, pese a ello el mercado está en nuevos máximos. No existe otra explicación sino apelar a la irracionalidad con la que opera el mismo. Dado que el mercado no se comporta de manera lineal, y teniendo en cuenta los indicadores de consenso bullish y el VIX se encuentran saturados, podremos ver recortes, y si bien los mismos pueden no ser menores y acceder a soportes incluso inferiores a los propuestos, el bull-market comenzado en el peor momento de la crisis se mantendrá intacto a lo largo de este año 2013. Veamos...

Dejá tu comentario