El fiscal general, contra “influencias de la política”

Edición Impresa

Washington - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue objeto ayer de una dura respuesta por parte de su secretario de Justicia (fiscal general), después de que este ofreció una feroz evaluación sobre Jeff Sessions, a quien acusó de ser incapaz de controlar su área.

Trump intensificó sus críticas contra el Departamento de Justicia en la entrevista con Fox News emitida ayer (ver página 16), en un momento en que la Casa Blanca está bajo presión para responder a la condena del exjefe de campaña del mandatario, Paul Manafort, por cargos múltiples de fraude y al acuerdo de culpabilidad alcanzado por su exabogado personal, Michael Cohen.

El presidente enumeró una letanía de quejas contra el Departamento de Justicia y el FBI, organismos a los que atacó sin aportar pruebas de que lo hayan tratado a él o a sus seguidores de manera injusta.

Asimismo, renovó sus críticas contra Sessions, al que culpó de lo que calificó como corrupción en su departamento. "Puse a un fiscal general que nunca se hizo con el control del Departamento de Justicia", afirmó.

En una inusual refutación a Trump, Sessions hizo público un comunicado en el que defendió la integridad de su gestión. "Me hice con el control del Departamento de Justicia el día en que juré", señaló. "Mientras sea fiscal general, las acciones del Departamento de Justicia no serán influidos de manera inapropiada por consideraciones políticas".

Sessions, un veterano exsenador republicano y temprano apoyo de Trump en su carrera presidencial, provocó la ira del ahora mandatario cuando se recusó en marzo de 2017 para asuntos relacionados con la campaña de 2016.

Esto le dejó fuera de la supervisión de la investigación del fiscal especial sobre el papel de Rusia en la elección y sobre si la campaña de Trump trabajó con Moscú para influir en el voto. El presidente calificó en numerosas ocasiones la pesquisa como una "caza de brujas".

"Jeff Sessions se recusó, algo que no debería haber hecho", dijo el mandatario. "Aceptó el trabajo y luego dijo 'me voy a recusar'. Me pregunté, '¿qué tipo de hombre es este?'".

No obstante, Trump aseguró que no interferirá en los asuntos del departamento. "Seguiré sin implicarme y quizás sea lo mejor", señaló.

Agencias Reuters y AFP

Dejá tu comentario