El FMI fue excusa; y Alcoa, un mal presagio

Edición Impresa

Si hay algo en lo que el 99,99% de los inversores estaría de acuerdo es que el FMI le erra en sus pronósticos. Sin embargo, fueron las últimas estimaciones bianuales del organismo, que salvo excepciones puntuales presentaron un saldo positivo, la principal excusa para explicar ayer el malhumor de los inversores, que hizo retroceder un 1% a los commodities (un 2,54% el precio del petróleo, un 0.68% el del oro, etc.) y redujo la ganancia del Dow (a mediodía ganaba un 0,56%) al 0,01%, por lo que cerró el día en 12.381,11 puntos con apenas 818 millones de acciones operadas (NYSE). Claro que esto no tuvo nada que ver con el balance de Alcoa que mostró a la empresa vendiendo menos de lo esperado en el último trimestre y fue castigado con una baja de casi un 3% en el after hours (que se suma al 0,84% que cedió en la jornada), arrancando la temporada de balances no de la mejor manera. Cambiando un poco de tema, la solución de la crisis portuguesa ha abierto el camino para que muchos inversores empezaran a pensar seriamente en España. Argumentos hay muchos, pero lo más concreto es lo que nos dice el propio mercado: entre los países desarrollados el costo de tomar un seguro contra el default de la deuda soberana de España es el más caro de todos. Pero en el listado de los países financieramente más riesgosos del planeta ocupa el puesto 15°. Al frente de esta lista están Venezuela, Grecia y la Argentina (inflación muy elevada, el país sigue en default y la extendió a la deuda local con el manejo discrecional de los datos macroeconómicos), seguidos por Irlanda y Portugal y luego: Ucrania, Dubái, Egipto, Líbano, Vietnam (el primer candidato oriental), Hungría, Bahréin, Croacia y Rumania.

Dejá tu comentario