El Gabinete que prepara Macri

Edición Impresa

Extenso diálogo con el experto financiero que se escuda bajo el seudónimo de José Tasa. De hablar de los economistas del sciolismo, se pasa a hablar ahora de los del PRO. Coletazos que dejó la elección del domingo último.

Periodista: Los mercados no pueden creer lo que está pasando. Operadores se pellizcan...

José Tasa:
Están todos los grandes fondos rearmando activos en función de lo que pasó el domingo, viendo qué es lo que tiene más potencial, y qué es lo que ya está cerca de un techo. Por ejemplo, los bonos argentinos en dólares son los que menos recorridos tienen. El Bonar 24 rinde menos del 8,5%. Es obvio que las acciones son las que más potencial tienen. Y además resucitó el cupón del PBI, que es lo más apetecible en el actual contexto. Piense que el mercado pasó de una probabilidad del 70% que gane el FpV en primera vuelta a un 75% de chance de que gane el PRO en el balotaje.

P.: ¿Pero no toman en cuenta que aún ganando Macri va a haber un festival de bonos? Mínimo u$s 15.000 millones para cerrar con los holdouts...

J.T.:
Para ello recién faltan 6 meses. Hay un problema de oferta y demanda de papeles argentinos. Son muy pocos los activos en circulación. Ya hemos hablado de ello. Fíjese los ADR argentinos que se operan en Nueva York. Son pocas las empresas. Y encima con poco volumen de negocios. Para que se adecue el total de empresas cotizantes en EE.UU. en este contexto faltan años. Conclusión: los ADR argentinos y el cupón PBI son la mejor opción si se mantienen las actuales expectativas dado que además no hay forma de que haya mayor oferta y la demanda se mantendrá firme.

P.: De hablar de los economistas del FpV ahora las versiones se centran en cómo será el equipo de Macri...

J.T.:
Sé positivamente que Mauricio Macri no dará a conocer su eventual ministro de Economía hasta después del balotaje, siempre obvio que gane. Lo esconde. Sí me aseguran que Alfonso Prat Gay quiere ser canciller más que ministro de Economía. Quizás repitiendo lo que hizo Domingo Cavallo en la gestión Menem, haciendo una temporada en el Ministerio de Relaciones Exteriores para luego desembarcar en el Palacio de Hacienda. Y en ese escenario Carlos Melconian tendría más chances. Tiene un problema: no son pocos los economistas del PRO que no toleran su personalidad e ínfulas. Con él ya trabajan Rodolfo Santángelo, su socio, y un grupo de economistas. También anote el nombre de Rogelio Frigerio (nieto), que hoy maneja el Banco Ciudad y que estuvo muy cerca de Macri en toda la campaña.

P.: ¿Quienes más integrarían el equipo de Macri?

J.T.:
Nicolás Dujovne es uno de ellos. Es muy respetado en el mercado. También Javier Ortiz Batalla y Luciano Laspina. Juan José Aranguren y Carlos Bastos estarán en Energía. Con ellos está también Daniel Dreizzen, el hijo de Julio, quien fuera ejecutivo del Galicia exsubsecretario de Financiamiento de Daniel Marx. La lógica indica que Federico Sturzenegger tenga un rol en el BCRA. También allí iría Paco Gismondi, un ex BCRA, pero de la línea. Enrique Szewach es otro de los que está trabajando o aportando ideas. Gustavo Lopetegui también. Los radicales aportan lo suyo para secretarías o directores del BCRA. Javier González Fraga, Lucas Llach, y Javier Alvaredo (trabaja con Ernesto Sanz) pueden ser de la partida eventualmente. Luis Secco también por esta vertiente. Miguel Kiguel estuvo en algunas reuniones también.

P.: Obviamente, la Fundación Pensar es el eje...

J.T.:
Sí, con Miguel Braun y Francisco Cabrera, que puede ir a uno que se llamara de Desarrollo Productivo (reemplazará al de Industria). En Infraestructura está Guillermo Dietrich que ganó crédito en el macrismo con el metrobús. Desde enero viene trabajando por un plan nacional de infraestructura. Incluso si no me equivoco, alguna vez Macri lo blanqueó en un discurso. Pero claro, era cuando nadie le daba muchas chances al PRO. Después hay otros economistas que no quieren sumarse al proyecto por los juicios que siempre trae aparejada la función pública. Sobre todo si se está en el BCRA. La Di Tella aportará lo suyo también con Andrés Neumeyer y Gastón Sandleris. Pero siempre claro que gane Macri el balotaje. Ya vimos varias idas y vueltas aunque ahora faltan sólo 24 días para el balotaje.

P.: Lo que se está complicando es el mercado cambiario...

J.T.:
El BCRA no hizo más que reflejar que se está quedando sin nafta con las medidas anunciadas. Por eso volvió la presión en todas las variantes del dólar. La fiesta del dólar futuro es lo que más llama la atención con otros 600 millones que vendió el BCRA hoy (por ayer). En definitiva será más emisión de pesos. El problema de usar esos mecanismos para contener el mercado spot es que se comienza por montos chicos, pero luego se transforma en una bola de nieve. Lamentablemente es algo que viene operándose hace tiempo. No creo que tenga repercusiones legales más allá de las amenazas que se les están haciendo a Alejandro Vanoli por parte de Prat Gay. Es diferente a lo que sucedió con Corea del Sur en los 90, cuando directamente en vez de u$s 5.000 millones de reservas tenía saldo negativo... Ahí no había otra alternativa que recurrir al FMI. Acá se deberá absorber ese monto con las Lebac...Un eventual Gobierno de Macri no va a cambiar metodología de los futuros para no pagarlos... Por eso sigue siendo una buena alternativa ese subsidio que están haciendo al seguro de cambio.

P.: Podría decirse que es una suerte de "puré sofisticado".

J.T.:
Y con más calorías por las ganancias potenciales. Lo que está claro es que el dólar "ahorro" se termina el 11 de diciembre. No hay margen de reservas. Gane quien gane.

P.: ¿Y qué haría un Gobierno de Macri con el cepo?

J.T.:
Creo también que el primer día lo desactivará, previa negociación con empresas para que no salgan de golpe a pedir giro de utilidades al exterior. Mantener el cepo es comprarse el problema. Además, mientras siga el cepo no entrarán divisas al país. Ese tipo de medidas seguramente requieren una implementación directa sin escalas. Piense que se tienen 90 días siempre para responsabilizar al anterior. Después, la culpa es de uno.

P.: ¿No tiene la sensación de que el mercado descuenta todo lo bueno, pero que el trabajo por delante es muy arduo?

J.T.:
Puede ser. Pero partimos con precios de activos en el subsuelo. Tienen que volver a planta baja por lo menos. Medidas como el ajuste en tarifas que se viene y la devaluación per se del tipo de cambio oficial deberán ser digeridas. Pero entiendo que los que hoy compran papeles locales lo saben. Lo mismo que la negociación con los holdouts. No hay que tener mucha imaginación para saber cómo serán las primeras medidas del macrismo. Permítame que repita: siempre que ganen las elecciones.

Guillermo Laborda

Dejá tu comentario