El Hoover de Eastwood irrita al FBI

Edición Impresa

Washington - Numerosos ex agentes del FBI se mostraron indignados por la película de Clint Eastwood «J. Edgar», que entre otras cosas sugiere que J. Edgar Hoover era homosexual, dando por cierto un viejo rumor sobre el que fue primer director de la agencia, cargo que ejerción durante décadas.

«Hoover es descrito como un individuo que tenía tendencias homosexuales y era un monstruo tiránico, y eso sencillamente no es verdad», dijo Gregg Schwarz, quien entró en el FBI en 1972, el año en que Hoover murió.

«No conozco a nadie que no esté extremadamente molesto», comentó por su parte Bill Branon, un ex agente del FBI que preside la Fundación J. Edgar Hoover. «No es sólo por nuestra admiración por él, es por el hecho de que no es verdad», agregó Hoover en declaraciones al diario «The Washington Post».

La película protagonizada por Leonardo DiCaprio, que llegó a los cines este mes, sugiere una relación entre Hoover y su principal asistente, Clyde Tolson, lo que ha hecho enfurecer a no pocos de sus admiradores.

Y es que la devoción que muchos profesan por el ex influyente director del FBI es evidente delante de su tumba, ubicada en el Cementerio del Congreso, donde habitualmente hay flores frescas y donde agentes retirados acuden para retirar la maleza, subrayó «The Washington Post».

Diversos ex agentes consultados advirtieron además a Clint Eastwood de que los rumores sobre la homosexualidad de Hoover no eran verdaderos.

Según el diario, Cartha «Deke» DeLoach, ex oficial de alto nivel de la agencia, así se lo dijo tanto al cineasta, que lo llamó para pedirle consejos, como a DiCaprio. Este último, según De Loach, le aseguró que la película no iba a profundizar en ese aspecto. «Es equivocado hacer insinuaciones de que Hoover era gay», remarcó De Loach.

«Nos llevaron a creer que iba a ser un preciso retrato de Hoover», se quejó en cambio Thomas McGorray. «Todos se sienten traicionados, es típico de Hollywood, explotaron la parte del sexo», añadió este ex agente.

Como asesor técnico de la película, el ex agente Scott Nelson también advirtió a los responsables de la película que era «gratuito» incluir una escena en la que Hoover y Tolson se dan un beso u otra en la que el director del FBI se pone un vestido de su madre cuando ésta muere.

Pero Nelson dijo también al diario que algunos de sus ex compañeros tuvieron una «reacción exagerada». Para él, se trata solo de «una película, no es una biografía».

Agencia ANSA

Dejá tu comentario