El mercado sigue dudando ante todo

Edición Impresa

Si en las próximas horas el Dow trepa el 1,19%, la semana cierra en suba. Caso contrario anotaremos una ristra de cuatro de ellas en baja. Mirando lo ocurrido ayer, parece como si el mercado se hubiese negado a darnos una pista de qué es lo que ocurrirá finalmente. Arrancando la sesión con una suba del 0,65%, para retroceder el 0,4% una hora más tarde, al menos en 16 oportunidades el Dow pasó de ganador a perdedor y viceversa durante la rueda. Demasiados vaivenes para achacarlos a cualquier otra cosa que no sea la libre oferta y demanda entre los inversores. Es cierto que el balance no tan pésimo de Alcoa entonó algo los ánimos en la mañana, pero al cierre este papel retrocedía el 2,43%. Los últimos datos sobre la situación laboral fueron malos, pero no tanto.

Sin duda que esto más que se balanceaba con la suba de los commodities y las empresas vinculadas a ellos, lo que a su vez se relacionó con el 0,8% que se desplomó el dólar frente a las principales monedas. Claro que aquí tenemos que remarcar que el precio del petróleo terminó la jornada con una modestísima suba del 0,2% en u$s 60,3 por barril. Lo mejor de la jornada les tocó a las empresas de semiconductores que treparon casi el 3%, en tanto el sector financiero fue la estrella dentro del promedio industrial avanzando el 1,4% de la mano de Goldman. Irónicamente fue Goldman quien le bajó el pulgar al sector minorista, que junto con los laboratorios se llevó lo peor de la jornada.

En voz baja, el Tesoro sigue colocando cantidades sin precedentes de títulos para financiar "la fiesta de la recuperación". Lamentablemente, ayer la toma de 11.000 millones de dólares a 30 años no le resultó tan fácil como fueron las tres operaciones previas que tuvo en la semana y la tasa a 10 años trepó a 3,413% anual. Nuevo o mejor, no tenemos nada.

Dejá tu comentario