4 de marzo 2015 - 00:00

El optimismo vuelve al diálogo

Ginebra - La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, confirmó ayer que las negociaciones nucleares del grupo 5+1 (EE.UU., Rusia, China, Reino Unido, Alemania y Francia) con Irán están avanzadas y aseguró, a quienes se oponen a un eventual arreglo diplomático, que si hay un acuerdo éste será "bueno".

"Nos estamos aproximando", dijo la alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior, minutos después de pronunciar un discurso ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

" Quisiera enfatizar que especialmente en estas horas no es útil, por el bien de las negociaciones, discutir públicamente detalles parciales de lo que se describe como un acuerdo", señaló en una breve comparecencia ante la prensa.

De acuerdo con analistas, la nueva consigna de los negociadores es no revelar los detalles técnicos del acuerdo, pues las infidencias ponen en peligro las conversaciones que ingresaron en su etapa definitoria.

Ayer, voceros de la Casa Blanca, como previamente el secretario de Estado, John Kerry, brindaron una señal sobre el avance de las negociaciones al advertir sobre "el riesgo de nuevos rumores".

"Extender el miedo no es apropiado en estos momentos en que trabajamos por un acuerdo que garantice no sólo la seguridad en la región, sino en todo el mundo", insistió Mogherini.

La Unión Europea ejerce la coordinación del grupo 5+1, que negocia desde hace varios años con Irán una serie de limitaciones de su programa nuclear.

"Es el momento de decisiones políticas difíciles para algunos, pero también de responsabilidad colectiva", agregó Mogherini.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohamad Javad Zarif, que mantuvo ayer reuniones bilaterales con su par estadounidense, John Kerry en Montreaux, Suiza, criticó que el presidente Barack Obama solicite a Irán que congele por diez años sus actividades nucleares.

"No cederemos más a peticiones codiciosas e ilógicas", dijo. No obstante, justificó al mandatario estadounidense al agregar que con esas exigencias pretendía "ganar el favor de la opinión pública estadounidense y frustrar la oposición de Israel".

Las premisas con las que se negocia son, por una parte, la aceptación de Irán de reducir su capacidad nuclear hasta niveles que eliminen cualquier sospecha de su eventual uso bélico; y, de la otra, el levantamiento de las sanciones económicas de Occidente.

Agencias EFE y ANSA

Dejá tu comentario