18 de julio 2014 - 00:00

El viento no cambia

El viento no cambia
A favor de una corriente que se encargó de dispensar a las fuerzas de la demanda, el mercado quedó expuesto a que los vendedores -y su paciencia- graduaran las bajas, o aceleraran las mismas. Lo único concreto es esa detención compradora (ni siquiera las "manos amigas", ofrecen su palma) generando vacíos operativos, que se tienen que rellenar, con la pendiente en la variable precios. No queda otra que ir en busca de la línea de corte, para formalizar operaciones, enfrentando a compradores que se saben en minoría y aplican más torniquete a sus exigencias.

En la víspera, los vientos tampoco soplaban a favor en el exterior, con el Dow Jones cayendo el 0,94 por ciento, todos los de Europa en parecido deterioro y el Bovespa, con leve 0,2 por ciento.

Con la detenida negociación de Nueva York, como único argumento visible, la semana ha servido para depurar cotizaciones y con dos ruedas en porcentuales notorias. Ayer, casi un 2,5% de descenso -el Merval en la franja de los 8.300 puntos- y el índice Bolsa, con el 1,8%. Diferencias contundentes, solamente 10 alzas, contra 53 papeles

en descenso. Y dándose el caso de ninguna del panel líder, pudiendo eludir el signo negativo.

Con el dúo Edenor-Pampa a la cabeza de los retrocesos más duros (así como fueran estrellas de alzas) se fueron alineando las demás. Resistió bastante YPF, acusando sólo el 1,77% de baja, con $ 22 millones de negocios. G. Galicia también aguantó, con el 0,9% y $ 21 millones, en tanto TECO acusó casi 3,5% de caída (y Tenaris el 2,17%, con $ 11 millones realizados).

El volumen general se colocó en una franja ya muchas veces transitada con $ 131 millones, proveyendo liquidez y sin poder cerrar los conductos vendedores, para dar protección a los precios. Crudamente se fue depurando el mercado y hoy se espera remate similar. La Bolsa, mellada.

Dejá tu comentario