“Elefante blanco”, la mejor para el público

Edición Impresa

Pinamar - Cerrando el círculo, el 9° Pantalla Pinamar terminó el sábado tal como empezó el anterior: saludos, discursos, homenajes. En la programación, también hubo en ambas fechas una película sobre discapacitados, sólo que la inicial era una fuerte historia francesa, de amor, "Metal y hueso", y la última una comedia liviana de chicos belgas minusválidos pero divertidos y ansiosos de placeres, "¡Hasta la vista!", presentada por uno de sus intérpretes, Tom Audenaert, que hace de ciego.

Entre medio hubo 67 largos, 35 cortos, y una muestra de 39 afiches oficiales de films de Almodóvar y otros diseñados por el argentino Juan Gatti, el mismo que acá hizo famosas tapas de discos de Sui Generis, Pappo, Gabis, Spinetta, Alaska, etc. Lástima que la sala de exposiciones esté algo apartada del paso habitual de la gente, porque lo suyo es un disfrute, pero parece que todavía no hay un centro cultural en Pinamar.

De las obras visitantes sobresalieron las comedias "El aire de los ángeles", de Ken Loach, "Como un chef", que fue la película sorpresa, "Una pistola en cada mano", con reservas, y "Los infieles", con Jean Dujardin ("El artista") en diversos personajes a la manera de Vittorio Gassman en "Parliamo di donne". También, el "Dracula 3D", homenaje de Darío Argento al cine de los '50, y los dramas "Adiós a la reina", "Miel de naranjas", "Lidice" (de un pueblo checo atacado por los nazis solo se salva un tipo que estaba preso por haber matado a su propio hijo en una borrachera), "La voz dormida", "La compañía Orheim" (conflictos familiares superados por el tiempo), "A puerta fría" y sobre todo "Algunas horas de primavera", pieza muy fuerte, sencilla, pudorosa, de Stephane Brizé, el de "No estoy hecho para ser feliz" y "Une affaire d' amour (Mademoiselle Chambon)", y con el mismo actor, Vincent Lindon.

Párrafo aparte, y bocatto di cardinale para fieles de Bergman, el documental "Liv & Ingmar", historia de un gran amor con sus peleas, creaciones y reconciliaciones, narrada por la propia Liv Ullmann, hoy una señora medio gordita de 74 años pero siempre dulce y encantadora. Lujo noruego, esta película carece de distribución comercial en Argentina, y quizá nunca la tenga. Por ahora integra la lista de "ocasión única" propia de este festival.

De las nacionales se destacaron, y se estrenarán con pleno derecho, "8 tiros", con Daniel Aráoz, "Romper el huevo", con Hugo Varela, "Puerta de Hierro", de y con Víctor Laplace, y "Cirquera", documental. Pero antes se estrena "Matrimonio", con Cecilia Roth y Darío Grandinetti en una pieza que solo ellos podrían hacer. Hay otras, y también aparecieron, solo para periodistas, los anticipos de "Sola contigo", de Alberto Lecchi con Ariadna Gil (competirá en Málaga), "Pichuco", de Martín Turnes (estuvo presente el sobrino nieto de Troilo) y "Cuando yo te vuelva a ver", de Rodolfo Durán, comedia sentimental con Ana María Picchio, Manuel Callau y la hija de Picchio haciendo de ella cuando muchachita.

Para la despedida: el tradicional voto del público lugareño al mejor film argentino de prestigio internacional del año anterior, se repartió entre "Elefante blanco" (8.03), "Días de pesca" (7.93) y "De martes a martes" (7.49). Y el tradicional solcito que bendice a los veraneantes de marzo, estuvo casi toda la semana tapado por nubes con viento frío, lloviznas aisladas y arribo adelantado del otoño. Sin playa, por suerte había cine.



* Enviado Especial

Dejá tu comentario