18 de marzo 2011 - 00:00

Embajada: prometen esclarecimiento

El embajador de Israel, Daniel Gazit, los ministros Julio Alak (Justicia) y Héctor Timerman (RR.EE). Aníbal Ibarra, el senador Oscar Moscariello y Jorge Telerman. El canciller prometió que no habrá impunidad para quienes cometieron el atentado.
El embajador de Israel, Daniel Gazit, los ministros Julio Alak (Justicia) y Héctor Timerman (RR.EE). Aníbal Ibarra, el senador Oscar Moscariello y Jorge Telerman. El canciller prometió que no habrá impunidad para quienes cometieron el atentado.
Héctor Timerman reiteró la promesa de no abandonar la investigación del atentado que destruyó la Embajada de Israel, afirmación que pareció ser avalada por Gabriel Pitchón, uno de los sobrevivientes del ataque terrorista (era el arquitecto de la obra de remodelación de la sede diplomática).

Ambos, junto con el embajador israelí Daniel Gazit, fueron los oradores del acto en que se recordó el 19° aniversario de ese hecho que acabó con la vida de 29 personas. A diferencia de lo ocurrido en años previos, hubo una gran presencia de jóvenes de la comunidad judía: miembros de los movimientos juveniles, entidades sociodeportivas y colegios.

En el palco y sus inmediaciones se acomodaron el ministro de Justicia Julio Alak, el senador Daniel Filmus, el vicejefe de Gobierno porteño Oscar Moscariello, su ministro de Seguridad Guillermo Montenegro y su secretario de relaciones con las colectividades, Claudio Avruj, los ex intendentes Jorge Telerman y Aníbal Ibarra y el empresario y titular de la Cámara de Comercio Argentino-Israelí Mario Montoto.

Mezclados entre el público se los vio al rabino Sergio Bergman y al candidato a presidente de la AMIA Isaac Ursztein, rodeado de un nutrido grupo de dirigentes de clubes comunitarios que apoyan su postulación para suceder a Guillermo Borger en abril.

Timerman, tras relatar la íntima vinculación de su familia con la embajada (incluso usó una palabra en hebreo, «kavod», o sea «honor» para recordar que había conocido a todos los embajadores desde el primero, Yakov Tsur), admitió que «no es sencillo para mí estar frente a ustedes, porque somos un país que no ha logrado hacer justicia». Aseguró que el Gobierno tiene «solidaridad y vocación para acabar con la impunidad», y apeló a una cita rabínica: «Quien sienta piedad por los crueles sentirá indiferencia por los inocentes».

Antes, Pitchón habló de «las promesas vacías de políticos devaluados, que invocaron razones de Estado por encima de nuestros muertos». Agregó que veían «una señal de cambio» en el hecho de que, por primera vez, esta Corte Suprema los hubiera recibido y que Cristina de Kirchner hubiera enviado al Congreso un proyecto de ley de reparación para los familiares de las víctimas, pero reclamó que el mismo fuera tratado por Diputados y Senado.

Finalmente, Gazit leyó una declaración de la Cancillería israelí en el que se reiteraban las acusaciones contra Irán. El embajador agregó -ya en tono personal- que «el terrorismo apunta a cambiar nuestro estilo de vida; ellos tienen otra escala de valores». Recordó la reciente masacre de una familia israelí (los dos padres, un bebé y dos chicos de 3 y 12 años) a manos de un terrorista palestino, y los festejos que organizó Hamás en la franja de Gaza. «Las imágenes del desastre nuclear en Japón son sobrecogedoras. Ahora imagínense que Irán tenga la posibilidad de hacer un artefacto explosivo atómico y lo ponga en un teatro, lo que no daría ninguna posibilidad de reacción. Sería el fin de la civilización como la conocemos».

Dejá tu comentario