En alerta, Scioli diseña un gabinete de crisis

Edición Impresa

• Un «ministro de ajuste». Camaño, a Secretaría General

La clave es única y puntual: dinero. Daniel Scioli ejecutó ayer el primer retoque postelectoral de su gabinete. Es embrionario de movimientos que bosqueja para hacer antes de octubre y tiene un sesgo unívoco: ejecutar una política de recorte del gasto en la provincia.

Opera en tres frentes. Eduardo Camaño jurará como secretario general en lugar de Luciano Di Gresia, que operará como asesor «volante» con reporte directo a Scioli, para fiscalizar el ajuste. Además, Walter Carbone se sentará en la «caja» de Educación, donde parece insostenible la permanencia de Silvina Gvirtz como ministra.

La matriz es básica. Camaño, que oficiaba de asesor personalísimo del gobernador, se hará cargo de la Secretaría General, oficina que debe dejar Di Gresia, protegido del contador Rafael Perelmiter, a menos de ocho meses de haber asumido.

Di Gresia fue el ideólogo de dictar una Ley de Emergencia en la provincia en el pico de la crisis. Redactó un borrador bloqueado por los K que, además, avisaron que estaba vigente la adhesión a la Emergencia nacional. Luego fue el encargado de bosquejar un plan de baja del gasto.

Esa es la tarea que tendrá ahora. Operará como una especie de ministro «del ajuste» porque será, como asesor especial de Scioli, el encargado de hacer el seguimiento al programa de recorte. Hasta hace unos días, Di Gresia se soñaba ministro de Economía.

La otra modificación tiene el mismo tono. Walter Carbone, hasta ahora director de Administración de Alberto Pérez en la Jefatura de Gabinete, irá al mismo cargo pero para manejar la caja más voluminosa de la provincia: los 32 mil millones de Educación.

Desde que juró en diciembre, es el tercer DGA que conviviría con Gvirtz, a cargo de Educación. En esa área, según la lupa sciolista, se pueden reducir los gastos y Carbone, un dirigente que viene hace años en el esquema de Scioli, será el responsable del achique.

Pero hay chispazos. Apenas trascendió la novedad, arreciaron los rumores sobre la hipotética renuncia de la ministra. El nombramiento tuvo un condimento político porque se leyó como una «intervención» sobre la ministra considerada más K del gabinete sciolista.

Así y todo, en gobernación atribuían el movimiento a una cuestión puramente operativa. Lo cierto es que en las últimas 24 horas hubo relatos cruzados entre Gvitz y Pérez sobre el paquete de medidas de «austeridad» que se aplicarán en Educación.

Ayer, el sciolismo negó la posibilidad de un ajuste y prefirió hablar de «optimización del gasto». La salida de Gvirtz del elenco bonaerense parecía, anoche, una cuestión de tiempo.

El regreso del quilmeño Camaño a la primera línea del staff sciolista -en la primera etapa fue ministro de Gobierno, cartera que luego se fusionó con Jefatura de Gabinete- supone la reaparición, en teoría, de un dirigente de matriz política aunque la Secretaría General es, sobre todo, operativa.

El contexto global aporta otros elementos. Veamos:

Tras la colocación del bono dolar «link», atado al precio del dólar con una tasa del 9% anual, por u$s 200 millones, en el Gobierno ya evalúan la variable de otra operación similar aunque aparece una cuestión en el medio: el Gobierno ya agotó los u$s 250 que tenía autorizado por la Legislatura mientras otros u$s 1.100 millones se aprobaron para colocar en el mercado externo. Hay una discusión técnica sobre si esa autorización se puede usar puertas adentro.

Ayer, por lo pronto, el Gobierno colocó casi 500 millones de pesos en Letras con un interés por encima del 15.5%. Como el bono dolar «link» pagaría por encima de 20 puntos, uno de los elementos a considerar si la tentación en «argendólares», no podría vaciar de oferentes para las Letras.

Se confirmó, finalmente, lo que se presumía: se cayó la licitación para la administración del servicio on line de las 3.700 agencias de loterías que operan en la provincia, actualmente en manos de Boldt, y que estaba en un proceso de ofertas que se debía concretar a fines de agosto. Luego de dos presentaciones de esa firma, que acusa de haber armado un pliego a medida de Cristóbal López, la Justicia lo frenó y la provincia decidía levantar, a priori, la licitación. Se evalúan tres opciones: abrir una nueva licitación, a las apuradas; extender el contrato con Boldt; o que la provincia se haga cargo del on line. Esta es la opción más factible. En tiempos de obtención de recursos, por esa vía la provincia obtendría unos 350 millones de pesos, monto que anualmente recibe Boldt al quedarse con un porcentaje de las apuestas.

En el revuelo, sobre el capítulo juego, ayer circuló la versión de posibles cambios. El Instituto de Loterías lo controla Jorge «Piedrita» Rodríguez y en el equipo está Carlos Gallo, a quien se sindica como el delegado de Cristóbal López en el organismo. Ayer sonó el rumor de cambios y hasta circuló el nombre de Santiago Montoya.

Dejá tu comentario