Escándalo con EE.UU. por abusos policiales

Edición Impresa

  Jerusalén - El Tribunal de la Magistratura de Jerusalén dejó ayer en libertad bajo fianza a Tariq Abu Jedeir, de 15 años, el palestino-estadounidense detenido el jueves último y supuestamente apaleado por policías israelíes.

Imágenes del rostro del menor amoratado e hinchado, así como la circulación de un video en el que se ve a efectivos policiales israelíes pateando a una persona con el rostro encapuchado que parece no reaccionar causaron estupor en un momento de disturbios y aguda tensión en la zona.

Tariq, quien denunció haber sido brutalmente apaleado por oficiales de la Guardia de Fronteras el pasado jueves, se encontraba desde entonces detenido bajo sospecha de haber arrojado bombas incendiarias y piedras, y de haber herido a un agente.

En virtud de los términos de su liberación, no podrá residir en el campo de refugiados de Shuafat en Jerusalén Este durante diez días, deberá permanecer bajo arresto domiciliario y fue obligado a pagar una fianza de 3.000 shekels (645 euros), según explicó un observador de la Unión Europea (UE).

El menor, que tenía previsto regresar a EE.UU., donde reside, el próximo 15 de julio, es primo de Mohamad Abu Jedeir, el adolescente palestino asesinado y cuyo cuerpo quemado y con signos de violencia fue encontrado en un bosque de Jerusalén.

Su padre negó que su hijo haya participado en los recientes disturbios registrados en Shuafat y denunció que Israel lo mantuviera preso sin cargos cuando los médicos consideraban que debía estar internado.

El Departamento de Estado se había declarado el sábado "profundamente preocupado" por los informes de malos tratos policiales al adolescente.

Agencias EFE y AFP

Dejá tu comentario