Espacio Callejón celebra con teatro su cuarto de siglo

Edición Impresa

DIÁLOGO CON JAVIER DAULTE, SU ACTUAL PROPIETARIO Y DIRECTOR ARTÍSTICO - Una de las salas emblemáticas de la escena alternativa que inaguró, junto a la ya desaparecida Babilonia, la movida teatral del Abasto. El sábado, para la fiesta de cierre de temporada, participarán en el homenaje previsto elencos de veintinueve obras, con más de 150 actores en el escenario.

Con la última función de "Clarividentes" de Javier Daulte se celebrará el sábado el 25° aniversario del Espacio Callejón, una de las salas emblemáticas de la escena alternativa y que inauguró, junto con Babilonia, la movida teatral del Abasto. Daulte es su actual propietario y director artístico, y convocó a los elencos de las 29 obras, con más de 150 actores (400 funciones en el año) para la fiesta de cierre. Daulte dijo a este diario: "Es impactante cuando se hace el recuento. Obras de Paula Marull, Daniel Veronese, Pablo Rotemberg, Maruja Bustamante, Fernando Ferrer, Federico Buso, Diego Velázquez, Silvia Gómez Giusto, Heidi Steinhardt, Juan Pablo Gómez, Mariana Chaud, Osmar Núñez, por sólo nombrar a algunos".

En "Clarividentes", un grupo de "losers" descubre una suerte de "cono del silencio" pero con forma de cubo mágico y misterioso, que combinado con los poderes de una vidente de dudosa procedencia pretende ser la fórmula para dar el batacazo. Al final, todo lo que puede salir mal, sale mal. Cierra este sábado pero repone el año que viene.

Dialoganmos con Daulte.

Periodista: ¿Cómo empezó la sala y cómo se fue afianzando?

Javier Daulte:
Vi la primera obra en el Calle, cuando lo abrieron Miguel Angel Solá, Alicia Leloutre y Juan Leyrado. Era un espectáculo de Esther Goris, "El otro sacrificio", con Sandra Ballesteros, fue una maravilla. Era una rareza en esos tiempos la aparición de un teatro en esa zona, los pioneros en abrir la movida del Abasto fueron El callejón de los deseos y Babilonia. El callejón se fue afianzando a través de obras como "Máquina Hamlet", "La escala humana", "Todos contentos" y las del Descueve, entre otros, que hicieron que empezase a abrir un camino, una brecha, respecto de sus contenidos artísticos y en ese barrio. Venía trabajando ahí antes de adquirirlo y siempre admiré cierta magia, cierto angel que tiene la sala.

P.: ¿Lo considera una sala alternativa a esta altura? Cuenta con un público cautivo de la que carecen salas más chicas y autogestionadas.

J.D.:
Sí, es alternativo y lo afirmo con mucho orgullo. Es cierto que el Camarín de las Musas, Timbre 4 o el Callejón son espacios que fueron ganado prestigio y empiezan a presentar cierta coherencia desde hace rato, pero eso no les quita su categoría de teatro alternativo. Para mi el alternativo no es la antesala al teatro oficial o comercial sino un fin en sí mismo.

P.: ¿Qué balance hace de la escena teatral durante el año que termina?

J.D.:
Veo un vigor enorme de la actividad, aunque el 2017 en el comercial fue más incierto, se produjo poco, hubo algo de temor a cómo se encaminaba la economía de ajustes. Creo que igualmente la calle Corrientes ha tenido estrenos importantes, mantiene la cartelera viva, pese a que puede hablarse de temporadas mejores o peores. Pero a pesar de que ha mermado la afluencia de público en términos generales, creo que igualmente está muy vivo el alternativo, el comercial y también sumaron la reapertura del San Martin o el Cervantes con la gestión de Tantanián. Todo hace que se vigorice la escena. De hecho cuando se producen los festivales FIBA o MICA los curadores y directores vienen al alterantivo a buscar, lo que confirma que Buenos Aires sigue siendo modelo de las búsquedas teatrales.

P.: ¿Cómo encara la programación del Callejón para 2018?

J.D.:
Sigue "Yo no duermo la siesta", de Paula Marull, "Hemos abandonado nuestra carrera de campeones" de Diego Velázquez, "El inestimable hermano" de Heidi Steinhardt, "Fuga de agua" de Gota, "Lo unico que hice fue jugar", de Sebastián Irigo, "La fiesta del viejo", de Fernando Ferrer y "Ni con perros ni con chicos", de Fernando Albinarrate, entre otros. Estoy preparando un proyecto importante para mi, al que llamé Teatro líquido, para el que convoqué a cuatro dramaturgos: María y Paula Marull, Héctor Díaz, Hector Gómez Giusto y yo escribimos una obra para presentar dentro de algo que no será un ciclo sino que comparte cierto espíritu. Es un conjunto de obras creadas por un colectivo y estaremos convocando a muchos actores, obras con muchos personajes, para estrenarlas hacia mitad de 2018. Son "La mujer invisible", "La oportunidad", "Los salvajes", "Un amor de película" y la mía es "Valeria radiactiva", con elenco confirmado y encabezado por María Onetto, Héctor Díaz, Agustín Daulte, Jorge Gentile y otros. En febrero haremos estos anuncios y también la muy esperada obra de Rafael Spregelburd con Andrea Garrote.

Dejá tu comentario