Estratégico, Schiaretti sella ya pax con gremios para el electoral 2019

Edición Impresa

• ACORDÓ SUBA DE 4% (NOVIEMBRE) Y BONO DE $5 MIL, Y FIRMA ALZA DE 5% EN FEBRERO, CON GATILLO MENSUAL
Como a fines de 2017, el cordobés desmalezó de conflictividad sindical el primer semestre del año que viene, en el que buscará su reelección. En Mendoz

Pionero y en clave electoral, el justicialista Juan Schiaretti comenzó a sellar con los gremios un estratégico acuerdo salarial para el primer semestre del electoral 2019, que freeza a priori una riesgosa escalada de conflictividad en medio de su carrera hacia la reelección.

En medio de la presión inflacionaria tras la megadevaluación, la administración de Unión por Córdoba acordó en las últimas horas con los sindicatos un paquete que incluye una suba del 4% en noviembre -alcanza al 36% en lo que va del año- y el pago de un bono no remunerativo de 5 mil pesos en la tercera semana de enero, además de uno de $4.100 (el 82%) para los pasivos.

Pero fue más allá: además incluyó un aumento "a cuenta de inflación" del 5% en febrero, y la reactivación a partir de ese mes de la cláusula gatillo (con el techo, al igual que este año, en función de la recaudación), con revisiones mensuales desde marzo.

En julio, en tanto, las partes se volverán a sentar para negociar un incremento para el segundo semestre.

De esta manera, vuelve a reeditar Schiaretti la ingeniería de sellar un temprano entendimiento con los sindicatos, en relación a los tiempos de la mayor parte de las provincias.

La paritaria cordobesa 2018 con los estatales, en esa línea, fue acordada el 21 de diciembre de 2017. Una pulseada en la que los técnicos del Gobierno provincial se aseguraron una herramienta que cobró fuerte importancia por estas horas de escalada inflacionaria: la decisión de imponer un tope al aumento automático del gatillo y volver a negociar si la recaudación crece menos que la inflación (lo que efectivamente ocurrió en este último tramo del año).

En sintonía con la experiencia cordobesa, también el mandatario de Mendoza, el radical Alfredo Cornejo, intenta sellar la paritaria con los sindicatos locales antes de que concluya el año.

Pero los vientos por el momento no son favorables: el docente SUTE acaba de descartarle -por segunda vez- una suba del 23% en cuotas, y sin cláusula gatillo, como reclaman los dirigentes.

"Volvimos a rechazarla, ya que la propuesta sigue siendo del 23% y lo único que cambia es que es en 4 cuotas y no en 5, como la anterior. Sigue sin mecanismo de actualización automática, por lo que ni siquiera prevé la defensa del poder adquisitivo para el 2019", argumentó el secretario general del gremio, Sebastián Henríquez.

Como Schiaretti, también Cornejo se había anticipado al concierto de gobernadores en la paritaria 2018 con los estatales, que fue rubricada días antes de que expire el 2017 e incluyó una suba del 15,7% en tres tramos, a tono con las hoy lejanas estimaciones de inflación que pregonaba la Casa Rosada.

Aceptación cordobesa

Por de pronto, en las últimas horas la propuesta salarial 2019 ya fue aprobada, tras la asamblea de rigor, por el Sindicato de Empleados Públicos (SEP), que comanda José Pihen.

También fue aceptada por UPCN y por Unión de Personal Superior, mientras que la docente UEPC dará su respuesta oficial mañana, tras consultar con las bases, con pronóstico altamente positivo.

"Hemos logrado arribar a un acuerdo que define la pauta salarial que vamos a aplicar en cada uno de esos escalafones hasta junio de 2019", confirmó ayer la secretaria general de la Gobernación, Silvina Rivero, y ratificó que el incremento salarial a noviembre se elevó a 36%.

"Ponderando el peso del bono que corresponde a diciembre, un promedio de un 10% en el bolsillo de los compañeros, habremos terminado el año con un incremento acumulado del 46%", dijo Pihen, en lectura propia en clave gremial.

Dejá tu comentario