Europa creció después de 18 meses de recesión

Edición Impresa

Bruselas - Europa volvió a crecer en el segundo trimestre del año (0,3%) por primera vez en 18 meses, tanto la zona euro como la totalidad de la Unión Europea, saliendo así de la peor recesión de la posguerra.

Sin embargo, es una recuperación "tímida" y "frágil", según el vicepresidente de la Comisión Europea y encargado de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, quien llamó a no entusiasmarse y seguir avanzando con las reformas fiscales, sea país por país como en la construcción de una plataforma europea que no deje abiertas "las brechas en las cuales han podido prosperar banqueros irresponsables y políticos miopes".

La buena noticia es que en el segundo trimestre de 2013 el instituto estadístico europeo, Eurostat, registró un alza del 0,3%. Una noticia aún mejor es que el dato supera las previsiones. En efecto, los analistas, quizá con exceso de pesimismo, estimaban hasta ayer un incremento del 0,2%. Pero el comisario Rehn advierte que "el camino aún por transitar es muy largo" antes de salir verdaderamente de la crisis y "no hay espacio para complacencia alguna".

Posibilidad

En síntesis: "No es día para declaraciones autocomplacientes", aunque también reconoce que Europa podrá pensar en un "crecimiento sostenido" de ahora en más.
Por otra parte, el mismo Eurostat recuerda que en el segundo trimestre Estados Unidos y Japón crecieron más que Europa, el 1,4% y el 0,6%, respectivamente. Y la estadística de la UE, observa Rehn, oculta la realidad de seis países todavía en contracción.

Desde Chipre (-1,4%), Italia y Holanda (-0,2%) hasta España, Suecia y Bulgaria (-0,1%), todos en terreno negativo. Traccionan la recuperación, además de Portugal (+1,1%), Alemania (+0,7%) y Francia (+0,5%).

La caída de Italia y España no molesta oficialmente a Bruselas, para la cual las cifras "están muy en línea con las previsiones", según el vocero de la Comisión. Pero Rehn hace desde su blog personal un llamado generalizado ("a los políticos europeos, así como a los sectores sociales, líderes de empresas, académicos y comentaristas") a no querer pensar ni siquiera lejanamente en cambiar de rumbo. Es preciso, agrega, "perseverar sobre todos los frentes de nuestra respuesta a la crisis". Y repite "avanzar con las reformas económicas y reducir la montaña de deuda, pública y privada". Rehn no menciona países, pero su vocera recuerda que para Italia y España "siguen siendo válidas las recomendaciones" aprobadas por unanimidad por la cumbre europea de junio pasado.

Para Italia, el pedido explícito es no buscar resquicios tributarios, porque el factor clave es "trasladar el peso fiscal del trabajo al capital, a las propiedades inmobiliarias y los consumos". Así, el Estado italiano debe avanzar con la tasa inmobiliaria junto con la reforma del catastro que alineará la base imponible con los precios de mercado, eliminando las exenciones y desgravaciones.

Agencia ANSA

Dejá tu comentario