Extraño acometer alcista

Edición Impresa

Ingreso al nuevo mes, un par de novedades que se cruzaron por el ambiente local, difícil determinar qué es lo que actuó de combustible para que el Merval saliera de su depresión de febrero -casi un 12%- como catapultado hacia arriba, tanto en precios como en volumen de negocios.

No hay modo de desentrañar de dónde partió la verdadera "oleada" de demanda, con capacidad formidable de barrido de ventas y con resto para provocar un repunte de cierta notoriedad. Nada demasiado importante surcó por los índices del exterior, donde el Dow Jones se agenció de un sobrio 0,2%, en tanto los de Europa volvieron a acusar derrapes en toda la línea y recintos. El Bovespa prosiguió con su mala tendencia de 2013, abriendo marzo con el 0,94% de baja, por lo que nada provenía el viernes de afuera para justificar lo del Merval. En terreno nativo, la expectativa de Nueva York se sumó al anuncio de haber recibido la "bendición" de la CNV, el hecho de concretar la unión entre Bolsa de Comercio y el Merval (con estreno de nombres: Bolsas y Mercados Argentinos, sintetizado en B&MA).

Como resultado de ambas cuestiones lo cierto es que el mes arrancó con renta del 1,67% en las líderes y -lo más llamativo- apoyado en un total de negocios de más de $ 82 millones. Indice que estuvo perforando el piso de los 3.000, con mínimo en los 2.973 y el surgir de una corriente de compras que lo llevó a los 3.103, para cerrar en 3.099 unidades. Notable monto en YPF, casi $ 34 millones. Casi $ 11 millones en TECO, con unos $ 10 millones en G. Galicia, volviendo a una trilogía conocida en diciembre y enero. Todo tan súbito como con cariz extraño. La Bolsa, agradecida.

Dejá tu comentario