Exultante, Morales se va a festejar a Cuba

Edición Impresa

La Paz - Evo Morales, exultante tras ser reelecto en Bolivia por una aplastante mayoría, comenzó a delinear el inicio de su segundo Gobierno, ratificando su preferencia por el eje chavista en el continente y anunciando una profundización de la presencia estatal en la economía.

Al día siguiente de haber obtenido, según proyecciones de televisión, un respaldo electoral del 63%, casi diez puntos más que los que lo habían encumbrado en el poder hace cuatro años, el líder indígena dijo que seguirá consultando decisiones con los movimientos sociales, su base política.

«Éste no es el poder del Evo, es el poder del pueblo», dijo Morales en una distendida conferencia de prensa, al augurar que con el voto de los bolivianos en el extranjero y de las mesas rurales podría llegar al 67%, reforzando el control de las dos cámaras legislativas que su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), ganó también el domingo.

Morales anunció que en su segundo mandato profundizará el proceso de «refundación» que inició al llegar al poder en 2006 y ya abarcó una vasta nacionalización de la economía y una nueva Constitución que amplía el poder político indígena.

«Cuando digo consolidar creo que me equivoco. Yo digo que está consolidado; lo que sí hay que profundizar es el tema de la industrialización, la defensa de la vida y el medio ambiente», señaló.

El gobernante ratificó su alianza con el eje chavista. Su próximo viaje será el fin de semana a La Habana, para una cumbre de los países integrantes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), integrada, entre otros, por Venezuela, Ecuador, Bolivia, Cuba, Honduras y Nicaragua. En cambio, pegará el faltazo en la reunión de hoy del Mercosur en Uruguay.

Morales evitó descartar de plano la posibilidad de que busque otra reelección en 2015. «De acuerdo con la nueva Constitución, es una elección y una reelección. Lo dice la Constitución. Yo nunca he pensado en la reelección, ni siquiera pensaba ser presidente, aunque estoy creyendo en los sueños», dijo. El domingo había sugerido también que consideraría esta reelección, en realidad, una primera elección.

En una distendida conferencia de prensa que duró una hora, Morales reiteró críticas al «capitalismo y al imperialismo», a la presencia de bases militares norteamericanas en Colombia y su rechazo al recién elegido nuevo Gobierno en Honduras.

«Los pueblos, tarde o temprano, acabarán con las bases militares, con las políticas que hacen daño a la humanidad», porque «como nunca, hay un despertar de los pueblos del mundo que luchan contra el capitalismo y el imperialismo». Pero por encima de diferencias ideológicas, afirmó que buscará mantener «buenas relaciones con todos los gobiernos».

Por otra parte, Morales vaticinó que las elecciones regionales ya convocadas para abril de 2010 posibilitarán un fortalecimiento de la democracia en vez de una polarización, como había advertido el derrotado candidato presidencial derechista Manfred Reyes Villa. Dijo haberse alegrado en su momento cuando se enteró de quién sería su principal candidato. «La derecha no sabe elegir a sus autoridades», se mofó.

«Seguramente, están pensando intentar otro golpe de Estado, pero no voy a responder», insistió.

Agencias Reuters y ANSA

Dejá tu comentario