Fantasía de matiné

Edición Impresa

«Hirokin, el último samurai» (Hirokin. EE.UU., 2011) Dir.: A. Mo-Sun. Int.: W. Bentley, J. Sands, J. Zsohr. SP Films.

En un lejano planeta hay una guerra permanente entre los seres humanos y los nativos, que sólo se diferencian por la rara textura de las palmas de sus manos. Es un mundo violento y sumamente injusto, y el único que puede mejorar las cosas es el personaje del título, un samurai renegado y enigmático.

Dado que desde hace algún tiempo toda película de ciencia ficción de este estilo suele filmarse con presupuestos monstruosos (el ejemplo perfecto y en algún punto similar en tema a este film sería «John Carter» con sus 200 millones de dólares de costo de producción), la gracia de esta insensata película indie es que sólo costó 1 millón de dólares. El resultado es divertido como fantasía de matiné, con el valor agregado de que el espectador no podrá creer los imaginativos recursos del director para resolver los efectos especiales y la falta de medios. «Hirokin» recuerda esos films clase B de la década del 80 que ya nadie hace.

D.C.

Dejá tu comentario