¿Fue Shakespeare un adicto a la marihuana?

Edición Impresa

Londres - Científicos sudafricanos han detectado restos de cannabis en pipas de tabaco encontradas en el jardín de la casa donde vivió William Shakespeare (1564-1616), en Stratford-upon-Avon. Francis Thackeray y su grupo de la Universidad de Witwatersarandm, en Johannesburgo, han analizado 24 pipas con una sofisticada técnica llamada espectrometría de masas y cromatografía de gases. Dos de esas pipas contenían restos de hojas de coca -ninguna de ellas procedente del jardín de Shakespeare-, una tenía residuos de nicotina y ocho de cannabis, según el estudio publicado en la revista "South African Journal of Science".

En un artículo publicado en el diario británico "The Independent", Thackeray señala que en el siglo XVII se consumían diversas clases de tabaco en Inglaterra, incluida la hoja traída desde Norteamérica, con nicotina, y el obtenido de la hoja de coca procedente de Perú.

Para el autor de la investigación, Shakespeare podría haber "conocido los efectos nocivos de la cocaína" y "posiblemente prefería el cannabis como hierba por sus propiedades para estimular la mente". El investigador sugiere la posibilidad de que "el escenario en el que Shakespeare representaba sus obras en la Inglaterra isabelina" estuviera "repleto de una bruma de humo" de alguna de las clases de tabaco que se consumían en aquella época.

La comunicación de esta investigación esparció rápidamente bromas y retruécanos en el mundo académico y teatral. Algunos citaron diarios, como "Los Angeles Times", parafrasearon una de las líneas de Julieta en el segundo acto, escena segunda, de "Romeo y Julieta: "What's in a name? That which we call a rose by any other name would smell as sweet" ("¿Qué hay en un nombre? Eso que llamamos rosa, lo mismo perfumaría con otra designación"), cambiando la palabra "rose" por "some bud dank" ("un porro").

En cambio, Thackeray citó el soneto 76 de Shakespeare, que según él indicaría claramente la adicción del bardo por la marihuana: "¿Por qué mi verso está sin nuevos ornamentos/alejado de cambios o nuevas variaciones?/ ¿Por qué con esta época, no dirijo mis ojos,/ hacia métodos nuevos y mezclas más extrañas?/ ¿Por qué escribo rutinas y siempre el mismo tema,/ y se atiene mi invención al mismo estilo?" Lo del mismo "estilo", a veces traducido por "ropaje", son ambas traducciones muy libres de la palabra inglesa "weed" empleada por Shakespeare, que hoy en el inglés corriente es uno de los muchos nombres que recibe la marihuana. Sin embargo, se cree que esa acepción no era conocida en la lengua del siglo XVII, cuando fue escrito el poema.

Dejá tu comentario