Gasoil: se profundiza crisis de transporte tras el fracaso de la reunión con Nación

Edición Impresa

Los dirigentes se negaron a dialogar con funcionarios que estaban por debajo de Alexis Guerrera. El Gobierno dijo que las condiciones del encuentro estaban dadas pese a la ausencia del ministro.

El fracaso de la reunión que iban a mantener ayer en Buenos Aires funcionarios de Nación y representantes del sector de transportistas, profundizó la continuidad del paro en todo el país por la escasez de gasoil y las asimetrías tarifarias de ese combustible en las provincias.

Las quejas surgen por el faltante generalizado de gasoil, un escenario que no se revierte por el escaso nivel de importación (más complicada por el conflicto en Ucrania) y por la mínima oferta de producción nacional del combustible, que quedó muy por debajo de la demanda.

En paralelo, desde la vereda de los empresarios de transporte de pasajeros del interior del país sumaron más presión al escenario nacional, en reacción por las demoras en los envíos de fondos nacionales al sector -en el marco de una puja por los subsidios que se dirime en el Congreso- y de la escasez de gasoil y el aumento en su precio.

En esa línea, la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (FATAP) advirtió que, de “persistir la situación actual, las empresas prestadoras del servicio de transporte público urbano y suburbano del interior del país tendrán que suspender los servicios entre las 22 y las 6 y darle prioridad a los que funcionan en hora pico”.

Con foco en una protesta que analizan implementar “la próxima semana”, la entidad que conduce Gerardo Ingaramo argumentó que la reacción se debe a “los incumplimientos reiterados del Gobierno nacional, que de los $70 mil millones necesarios para dar cobertura mínima al presupuesto 2022 ha decidido asignar solo $38 mil millones, 45% menos de lo solicitado”. Pero a ello le sumó “los constantes incrementos en el precio del gasoil, sumado al agotamiento del stock disponible y la falta de reposición del consumido”.

El transporte de cargas, paralizado en casi todo el país, aguardaba -aunque con poca expectativa- la reunión convocada por el Ministerio de Transporte que conduce el massista Alexis Guerrera, con un sector de los transportistas movilizados, un encuentro del que también participaría la Secretaría de Energía.

Pero la ausencia de ese funcionario y de su par bonaerense, Jorge D’ Onofrio (también ligado a Sergio Massa) frustró la reunión, pese a los intentos del Gobierno por garantizar el diálogo de la mano de representantes del Ministerio.

“Este es un tema de Transporte, y el ministro no está, así que nosotros nos vamos”, se molestaron los dirigentes camioneros.

Veamos el escenario que se registraba en el interior del país:

En Tucumán, los transportistas llevaron ayer delante la segunda jornada del paro que se inicio a las 0 horas del martes, y que ha provocado la interrupción de la zafra azucarera.
“A pesar de las medidas tomadas por la industria para afrontar la zafra con la debida provisión en materia de abastecimiento de energía e insumos Tucumán debió interrumpir su zafra debido al paro de transportistas que afecta la provincia”, indicó un comunicado emitido ayer por el Centro Azucarero Argentino.

La entidad señaló que parar la actividad de los ingenios “significa un trastorno importante, especialmente en cuanto al perjuicio económico, por lo que implica la ruptura de la cadena cosecha, transporte y molienda de caña, y la caída de empleos y servicios comprendidos en ello”.

El presidente de la Unión Industrial de Tucumán (UIT) Jorge Rocchia Ferro denunció penalmente que la policía realizó detenciones e hirió a trabajadores del ingenio La Florida durante el paro de transportes de carga. En ese contexto, los trabajadores del ingenio La Florida “fueron a pedir a la gente que estaba haciendo el paro en la rotonda que los dejen trabajar por lo que se produjeron algunas discusiones y escaramuzas, pero se logró el paso” y de un momento a otro “llegó la policía y reprimió a los empleados” azucareros, contó el empresario.

Tierra del Fuego, uno de los pocos distritos que mantenía el “verde” en el semáforo de abastecimiento, también entró en peligro de desabastecimiento. El presidente de la Cámara de Transporte provincial, Darío Loreto, mencionó a Radio Nacional Ushuaia: “Estamos empezando a sentir la escasez, sabíamos que no íbamos a poder escaparnos”. “Es más fácil tener los vehículos parados en vez de tenerlos en las rutas. Hemos estado más de 8 horas parados esperando el camión cisterna y todo eso es plata”, consignó el medio local Sur54. El precio discrecional en algunas estaciones de servicios también es uno de los motivos de preocupación.

Asimismo, además del paro multicausal que analizan los transportistas, en los hechos ya comenzó la reducción de frecuencias de los colectivos urbanos en las principales ciudades del país.

En San Juan, la medida está en estudio. Así lo afirmó Ricardo Salvá, vicepresidente de la Asociación de Transporte (ATAP). “En el Norte del país directamente no hay combustible esto no había llegado a San Juan pero ayer empezamos a hablar de quién nos puede vender y se complica día a día. Estamos consiguiendo combustible día a día, no puedo decir si mañana habrá”, dijo, según informó Tiempo de San Juan. Y agregó que hay empresas no puede cumplir con los recorridos por los despachos en cantidades cada vez menores.

En Catamarca, las cámaras de los transportistas elevaron esa solicitud a la administración de Raúl Jalil a los fines de garantizar el servicio en las horas pico.
La secretaria de Transporte de la provincia, Andrea Álvarez, dijo: “Hay provincias que directamente suspendieron el servicio pero nosotros pensamos en reducir la frecuencia en los horarios en donde notamos menos cantidad de pasajeros”, según el medio La Unión.
La situación se replica especialmente en las provincias norteñas, donde primero se encendió la luz roja del abastecimiento del diésel.En Buenos Aires, bajo advertencia del ministro de Seguridad, Sergio Berni, los transportistas liberaron finalmente la Autopista Buenos Aires-La Plata.

“Hagan una asamblea, tienen cinco minutos para decidir; sino, secuestro todos los camiones”, lanzó el funcionario provincial.

Dejá tu comentario