Gobernadores comienzan a aliviar deuda a municipios

Edición Impresa

La refinanciación de deudas de las provincias lanzada por Cristina de Kirchner disparó ya en el interior una fuerte presión de intendentes y de legisladores de la oposición, que exigen a los gobernadores un tratamiento similar para los rojos de las comunas con las arcas provinciales.

Presuroso, el mandatario justicialista Juan Schiaretti (Córdoba) recogió el guante y replicó el plan puertas adentro de sus distritos, con financiamiento provincial, en una decisión que evalúan calcar otros Ejecutivos.

Por su parte, el peronista mendocino Celso Jaque confirmó que serán beneficiados con esa medida tres municipios, aunque en este caso por el hecho de ingresar directamente al programa federal, al ostentar deudas refinanciadas por Nación.

En paralelo, en el resto del país la pretensión municipal no supera aún la categoría de aspiración, que se ventila por despachos oficiales y legislativos.

Días atrás, la Presidente presentó en la Casa Rosada el Programa Federal de Desendeudamiento de las Provincias Argentinas, que contempla una refinanciación de $ 65.500 millones hasta 2030, con un año y medio de gracia (hasta el 31 de diciembre de 2011) y el reemplazo del CER por una tasa de interés anual de 6%. Con esta estrategia, el kirchnerismo nacional apuesta a amainar la embestida opositora en el Congreso en pos de un reparto más amplio de lo recaudado en concepto del impuesto al cheque.

Veamos algunos de los rebotes que ese anuncio presidencial tuvo en las provincias:

  • En Córdoba, el Gobierno de Schiaretti enviará en las próximas horas a la Legislatura un proyecto de ley destinado a refinanciar los pasivos municipales hasta 2030 con una tasa del 4%, con una «importante quita de la deuda» -de 15%- y un período de gracia del 1 de junio al 31 de diciembre de 2011, en línea con el anuncio nacional.

    La iniciativa le representará a la provincia una asignación de $ 161,4 millones. Incluye además la pesificación de las deudas de las comunas con los organismos multilaterales de crédito.

    No obstante, los intendentes mediterráneos ahora van por más: salieron a pedirle a Schiaretti una mejora en los puntos de coparticipación municipal, que, sin embargo, les será negada.

  • En Mendoza, en tanto, Jaque aseguró que acordó con el Gobierno nacional que las deudas de tres municipios -Godoy Cruz, Luján de Cuyo y Tunuyán- «van a estar incluidas» en el programa de desendeudamiento disparado por Balcarce 50. Se trata de tres comunas de signo opositor, y que cuentan con pasivos ya refinanciados por Nación.

    «En principio son las mismas condiciones que consiguió la provincia por parte de Nación: un plazo de 20 años con un año y medio de gracia, sin indexación por CER y una tasa fija del 6% anual», adelantó el ministro de Hacienda, Adrián Cerroni, además de afirmar que «por ahora no habrá plan de desendeudamiento para el resto de los municipios».

  • En Buenos Aires, por su parte, el intendente de Junín, Mario Meoni (UCR), enfatizó que «cada municipio bonaerense tiene obligaciones que también vienen desde hace más de una década» y que «ni siquiera fueron pesificadas las deudas que se tomaron en la década del 90 durante la convertibilidad y eran en dólares».

    En esa línea, la oposición ya avanza en el reclamo de que se cree un Fondo de Desendeudamiento de Municipios bonaerenses, de la mano de un proyecto presentado por la senadora provincial Malena Baro (UCR). «En función de la importancia del beneficio que la provincia obtiene producto de la decisión del Gobierno nacional de generar un fondo para promover un mayor plazo de pago a los pasivos de las provincias, consideramos imprescindible incluir a los municipios de la provincia en una situación análoga», sostiene Baro.

    A fin del año pasado, el ministro de Economía bonaerense, Alejandro Arlía, dejó entrever que un anuncio de Balcarce 50 en torno a una refinanciación de deuda de las provincias podría derivar en una medida similar para los municipios. Sin embargo, hasta ayer no se había avanzado aún en ese sentido.

  • Mientras tanto, crecen los planteos de intendentes de otros puntos del país en pos de que los respectivos gobernadores calquen una asistencia en materia de deuda similar a la decidida por la jefa del Estado.

    Por caso, en Corrientes, el secretario de Economía de la ciudad de Corrientes, Martín Barrionuevo, consideró que se trata de un «escenario más propicio para tratar las deudas con la provincia». Según el funcionario del intendente K y medallista olímpico Carlos «Camau» Espínola, «la decisión política ya está, y eso fue apuntalado por el propio gobernador (el radical Ricardo Colombi) tras reunirse con el intendente».


  • Sin embargo, para el director del Banco Nación y ex senador nacional por Corrientes, el justicialista Fabián Ríos, las deudas de la capital están directamente incluidas en el programa de refinanciación nacional por haber sido contraída en su mayoría durante una intervención federal.

    Dejá tu comentario