Granos: elevados stocks presionan los precios a la baja

Edición Impresa

Los operadores siguen de cerca el desarrollo climático en Sudamérica. En la Argentina continúa muy lenta la comercialización de soja porque los valores no conforman.

En estos últimos días, los intentos del mercado de granos por sostenerse en alza no fueron fructíferos, y lentamente se perdieron las mejoras de la semana anterior. En el caso del maíz y el trigo técnicamente se forjaron pisos importantes. Pero cuando el mercado quiere reaccionar a la suba, se topa con la realidad de los elevados stocks que despiertan el interés de los vendedores y hacen que los valores no puedan consolidarse, generando un mercado estancado en un rango apretado.

Tuvimos pocas novedades durante la semana pasada. El mercado más dinámico sigue siendo la soja, con foco en la demanda y el clima sudamericano. Por el lado de la demanda las señales fueron mixtas. Si bien las exportaciones semanales norteamericanas siguieron muy firmes, los precios en China bajaron por la entrada de la cosecha nueva y la gran cantidad de mercadería que llegó de este país.

En cuanto al clima en Brasil, las condiciones secas en el noroeste persisten, pero están llegando lluvias y los próximos quince días se esperan nuevos aportes, lo que tranquilizó a los operadores.

En el mercado local la apatía por los valores disponibles es marcada. La comercialización es lenta, y la atención se puso en los valores de cosecha nueva, que superan al disponible. En campaña nueva los valores son atractivos, pero como a estos precios el productor ya vendió, se esperan valores más elevados.

En lo que hace al maíz, el gran peso del mercado es la elevada cosecha de EE.UU., que se suma a una gran disponibilidad de maíz en Brasil y Argentina. La trilla viene algo lenta en Norteamérica porque los productores priorizaron la cosecha de soja. Pero con la oleaginosa bastante avanzada, y pronósticos secos de corto plazo, ahora al maíz sufriría mayor presión de cosecha.

En el mercado local los precios de diciembre se están acercando al disponible, bajando ambos. La gran cantidad de maíz que hay dando vueltas lleva a este efecto, que debe ser tenido en cuenta por los productores para anticiparlo.

En el caso del trigo, se hace cada vez más notoria la sobre oferta de Rusia. Sus precios siguen siendo los más competitivos del mercado. No solamente están ganando los negocios de exportación sobre los mercados de África del Norte, sino que ahora están tratando de capturar el mercado de Brasil, a donde llegan con mejores precios que EEUU, incluido el efecto del flete más caro que deben afrontar.

De hecho Brasil anunció su intención de abrir un cupo de importación libre de los aranceles extra Mercosur de 750.000 toneladas que estarían siendo negociadas con Rusia. Esto que luce a primera vista como una amenaza para Argentina, se relativiza al pensar que reemplazaría más bien el trigo de alta calidad que Brasil venía originando desde Paraguay.

Localmente inició la campaña de trigo, con la trilla en el norte del país. Los rindes son más bien bajos, porque faltó humedad en el noroeste, y en el noreste hay zonas donde los excesos de humedad generaron problemas de fusarium. Esto impactó en menos peso del grano y problemas de calidad. Pero la zona que no tuvo fusarium se presenta con muy buena calidad panadera.

No obstante en el centro del país, donde se ubica la zona triguera que se complementa con soja de segunda, cuenta en general con buenas condiciones. Se espera ahí mucha oferta y calidades medias. Este trigo presiona generalmente fuerte sobre los precios al buscar mercados en plena época de cosecha.

El sur es la zona más desafiante, ya que los problemas de calidad complican por un lado los rindes, pero también la calidad, ya que ya debieron aplicarse varias veces productos para controlar la roya y otros problemas sanitarios.

(*) Del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral.

Dejá tu comentario