Grave: sin clases toda la semana en Santa Cruz

Edición Impresa

  Los docentes de Santa Cruz dejarán sin clases toda esta semana a los alumnos provinciales, de la mano de un nuevo y virulento paro de 96 horas que se sumará al feriado nacional del miércoles por el Día de la Revolución de Mayo.

Con esta nueva embestida, sumarán ya 34 los días de aulas vacías en lo que va del año, en pos de un aumento del orden del 45%.

La embestida se da de la mano de la falta de acuerdo salarial con la gobernadora Alicia Kirchner (Frente para la Victoria).

"Todos estamos deseando que empiecen las clases cuanto antes, porque los mayores perjudicados son nuestros niños", aseguró días atrás la mandataria,

Los maestros rechazaron la última oferta oficial de recomposición salarial, elevada el pasado jueves.

Allí les ofrecieron un aumento del 10% al básico en abril, además de una mejora de cinco puntos en el escalafón en julio y el retroactivo de abril en cuatro cuotas, a partir de mayo.

"A veces no se puede llegar a un acuerdo y se le pide al Gobierno un esfuerzo que no puede hacer porque no tiene los recursos", remarcó la exministra de Desarrollo Social, además de enfatizar que "el esfuerzo más grande" que están haciendo "hoy es garantizar el trabajo".

En esa línea, la gobernadora pidió un gesto a los sindicatos, cuyas huelgas acumulan ya más de un mes.

"Que nos volvamos a juntar en agosto, veamos cómo van las cosas y, obviamente, si se puede se incrementan los sueldos", arengó, hasta ahora sin éxito.

Mientras tanto, no cesa la conflictividad en la vecina provincia de Tierra del Fuego, donde ante la falta de entendimiento salarial del SUTEF con la mandataria Rosana Bertone (FpV) no arrancaron aún las clases en la ciudad de Ushuaia.

En ese delicado marco, el Ministerio de Educación provincial dispuso que vicedirectores, secretarios, maestros auxiliares y pares pedagógicos de todas las instituciones educativas de la provincia deberán dictar clases en los grados que aún no comenzaron el ciclo lectivo. El objetivo -remarcaron- es "garantizar la apertura de todos los grados y salas habida cuenta que a la fecha aún algunos no comenzaron las clases o lo realizan de manera interrumpida".

En paralelo, el Gobierno de Bertone respaldó un proyecto de padres -que avanza en la Legislatura- en pos de declarar la educación como "servicio esencial", en un intento de preservarla de paros salvajes.

Dejá tu comentario