Grecia, sin respiro: de nuevo le bajaron la nota

Edición Impresa

París - La agencia de calificación crediticia Standard and Poors degradó ayer dos escalones su evaluación de la deuda de Grecia, de CCC a CC, por el riesgo de default que presenta el país.

Standard and Poors consideró que la perspectiva es «negativa», por lo que podría volver a degradar la calificación griega en los próximos meses.

La agencia precisó en un comunicado que el nuevo plan de ayuda a Grecia, de cerca de 160.000 millones de euros, acordado por los dirigentes de la eurozona el 21 de julio, «equivale a un impago selectivo» y se traducirá «probablemente por pérdidas para los acreedores privados». La clasificación de Grecia en la categoría de impago llegará en el momento «del anuncio de la aplicación de la reestructuración de la deuda del país», que Standard and Poors estima no tendrá lugar antes de septiembre.

El nuevo plan de rescate implica una contribución de los acreedores privados, que modifica los términos iniciales de los préstamos concedidos.

Los acreedores tienen varias opciones: canjear sus títulos por obligaciones con un vencimiento a 30 años, reinvertir sus créditos cuando Grecia los reembolse al llegar a su vencimiento, o aceptar una quita en sus títulos e intercambiarlos por otros a 15 o 30 años. «El intercambio o el mantenimiento de los compromisos no son favorables a los inversores», explicó Standard and Poors en un comunicado.

Mecanismo

Estas modalidades implican a los bancos y los fondos de pensiones miembros del Instituto de Finanzas Internacional (IIF), que la semana pasada aceptaron contribuir con 54.000 millones de euros en tres años y 135.000 millones de euros en diez años.

Según el IIF, este mecanismo conllevará una pérdida del 21% para los prestamistas privados, una de las medidas tomadas en Bruselas para aligerar la enorme deuda de Grecia, que se eleva actualmente a unos 350.000 millones de euros, es decir más del 150% de su PBI.

La degradación de la nota griega por Standard and Poors relega la deuda griega a dos peldaños de la suspensión de pagos, según los criterios de la agencia.

El lunes, la agencia Moodys rebajó tres peldaños la calificación de la deuda a largo plazo del país, colocándolo también a dos niveles del default. La agencia consideró que el Gobierno del nuevo ministro Yorgos Papandréu no será capaz de reembolsar íntegramente a sus acreedores privados.

Por otra parte, la agencia dijo ayer que Portugal e Irlanda deberían beneficiarse del último paquete de reestructuración de deuda de la zona euro, pero eso no debería traducirse en mejoras inmediatas en la calificación de esos países. El paquete incluyó medidas para aliviar las condiciones de los préstamos de emergencia también otorgados a Portugal y a Irlanda.

Complicaciones

Sin embargo, la agencia no anticipó ningún impacto positivo en la nota de estos países, dadas las continuas complicaciones para «reducir los considerables déficit fiscales y recuperar un crecimiento sostenible».

S&P también afirmó que la reestructuración de la deuda de la UE es improbable que tenga un efecto significativo en los bancos, las aseguradoras, securitizadoras y corporaciones. «Ya hemos tomado medidas sobre las calificaciones de estos emisores donde era necesario, como un reflejo de la exposición directa e indirecta de los países de la zona euro cuya solvencia ha ido disminuyendo», explicó.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario