Hallan en Italia joyas robadas de Evita

Edición Impresa

Milán - Una serie de joyas que presuntamente pertenecieron a Eva Duarte, esposa del expresidente Juan Perón, fue recuperada en la habitación de un hotel de Milán de manos de un grupo de estafadores, en su mayoría gitanos, que las habían robado en España en 2009.

Los objetos preciosos, valuados en unos seis millones de euros, fueron encontrados por los carabineros (policía militarizada) del Núcleo de Investigación de Milán, que trabajaron en estrecha colaboración con la Policía nacional española. Entre las joyas hay una tiara de 147 quilates regalada a Evita por la familia real de Holanda, aros y anillos robados el 17 de diciembre de 2009 en el hotel Las Arenas, de Valencia (sur de España) a la dueña de la joyería Sofía, de esa ciudad.

El robo fue cometido por un grupo de nómadas especializados en la estafa conocida como «rip-deal», y se lo consideró en su momento el mayor en su tipo cometido a nivel europeo. El «rip-deal» suele nacer en internet y prevé el intercambio de monedas o bienes por otros falsos, ideado por presuntos hombres de negocios que luego sustraen los originales con engaños o un robo fulminante.

Así procedieron los gitanos que en 2009, disfrazados de jeques árabes y con un importante despliegue de limusinas, guardaespaldas y dinero, engañaron a los responsables de la joyería española. En esa oportunidad se valieron de un escritorio de doble fondo donde cambiaron el dinero verdadero por otro falso, hasta que fueron descubiertos a último momento y huyeron con las joyas.

Las investigaciones permitieron identificar a siete autores del delito: uno de ellos, el serbio Nenad Nikolic, de 40 años, fue capturado en mayo pasado por personal del Núcleo de Investigación de Milán tras una orden de arresto europea emitida por las autoridades españolas. También estaba ya detenido en España el croata Miroslav Dragutinovic, que se había hecho pasar por el jeque, arrestado en Turín, Italia, el pasado febrero.

Los carabineros llegaron al hotel del hallazgo, el Silver, de la calle Riccardo Lombardi -un establecimiento lujoso de la periferia de la ciudad- tras largas investigaciones que comenzaron una semana después de la estafa cometida en Valencia.

La incursión se realizó con gran rapidez en una habitación del hotel, alquilada por un hombre bajo nombre falso, que había salido cuando los carabineros entraron y secuestraron los bienes robados, guardados en una caja fuerte amurada dentro de la habitación.

Agencia ANSA

Dejá tu comentario