Inconstitucionalidad para aborto casi sin chances en la Corte

Edición Impresa

• OLA DE AMPAROS SE PREPARAN TRAS EVENTUAL APROBACIÓN DEL SENADO
Organizaciones contrarias al proyecto ya sondearon al máximo Tribunal. Dudas por “gratuidad” y colisión con Código Civil. La paradoja de Cristina de Kirchner que ayuda a los “pro vida”. Jueces supremos subidos a la “ola verde”.

El anuncio de adhesión de los principales bloques en el Senado para la aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo reavivó la avalancha de amparos que sobrevendrán su eventual promulgación reclamando su inconstitucionalidad. Ya se hicieron gestiones en los más altos estamentos para tener un panorama sobre el intento de voltear la norma que tendría aval tal como fue votada en la Cámara de Diputados. Objetarán desde su colisión con los términos del Código Civil y Comercial, hasta la potencial vulneración de tratados internacionales con rango constitucional. En la Corte Suprema instancia final del reclamo- ya sacan cuentas: al efecto "ola verde" de los Diputados y a la movilización social generada en torno al tema, solo le restaría el aval de las bancadas mayoritarias léase PJ y UCR- en la Cámara alta para sellar una suerte favorable a la iniciativa más allá de los cuestionamientos judiciales que fueron enarbolados por el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires y otras entidades. La única duda que sobrevive es la "gratuidad" de los tratamientos, en criterio economicista.

La guerra judicial que comenzará horas después de que sea aprobado el proyecto que dominó el debate legislativo de la semana pasada, girará en torno al concepto de la "existencia de persona humana desde el momento de la concepción", argumento que no logró conmover a la mayoría de los diputados y que era la idea fuerza de las agrupaciones denominadas "pro vida". En el plano judicial, se justificará la inconstitucionalidad por aplicación del artículo 1° de la Convención sobre los Derechos del Niño y su ratificación en el artículo 2 de la Ley N°23.849, de 1990 que aprueba y la da rango de constitucional a ese tratado. A la batería de argumentos le sumarán los contenidos en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Americana de Derechos Humanos. Todos en el mismo sentido. Las agrupaciones que harán los planteos estuvieron sondeando a todos los jueces de la Corte. Se sabe que la instancia final de la batalla se dará en el cuarto piso del Palacio de Tribunales, lo que tendrá frenada cualquier aplicación de la despenalización hasta una resolución final. La ansiedad ganó en todos los frentes: todavía no hay fecha para el debate en el Senado, aunque el reclamo social forzó una rápida toma de postura de los principales bloques, lo que aceleraría una sanción. En tribunales ya se preparan para la discusión que mantendrá el tópico candente.

Cuestiones más técnicas también formarán parte del reclamo contra le legalización del aborto. El artículo 101 del Código Civil prescribe la representación de las personas por nacer "a sus padres", de manera indistinta, lo que también le otorga status legal a un progenitor varón que decida ejercer su representación para impedir una interrupción del embarazo por parte de una mujer, libertad que el proyecto de ley aspira a dar. Cómo se resuelven estas fricciones forman parte del paquete legal a definir.

La paradoja de la historia es que Cristina de Kirchner primereó a sus pares senadores para anunciar que el bloque Unidad Ciudadana acompañaría el proyecto, mutando de manera tácita su histórica postura personal y política contraria a la legalización del aborto. Sin embargo, fue su poda al anteproyecto original de Código Civil y Comercial unificado diseñado por Ricardo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco- la que sembró el principal argumento esgrimido ahora contra la interrupción voluntaria. Entre otras cuestiones, el Poder Ejecutivo kirchnerista modificó el criterio de "comienzo de la vida" que estaba planteado en el anteproyecto original, dejando a mitad de camino la definición del inicio de la existencia. Allí, no solo se desprotegió la técnica de fertilización asistida (por la implantación de óvulo), sino que se discutió que ese estado de indefinición colaboraba con obstaculizar una eventual despenalización.

Los tanteos para evaluar panorama de una declaración de inconstitucionalidad llegaron a todos los despachos supremos. La expectativa de los demandantes se centró en Carlos Rosenkrantz, uno de los ejes de poder del tribunal. Intentaron seducirlo por la contraria al argumento de "gratuito" que postula el proyecto. Es una de las dudas que sobrevuela y se apoya en el comunicado conjunto que por "objeción de conciencia institucional" platearon una serie de clínicas privadas adscriptas a la grey católica. Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti fueron constituyentes, algo que no alienta pronósticos adversos para la ley, que además contiene un "espejo" en el nuevo Código Penal que se plantea en similares términos. Lorenzetti y Highton ya sentaron posición cuando lideraron el anteproyecto de Código Civil. Nadie descarta que se pretenda apartarlos para que conjueces tomen una decisión.

Dejá tu comentario