Intervienen por 15 días a líneas Mitre y Sarmiento

Edición Impresa

El Gobierno dispuso ayer la intervención de Trenes de Buenos Aires (TBA) por 15 días debido a la tragedia de Once. La intervención, que tiene carácter operativo, técnico y administrativo, estará a cargo de un técnico de la SIGEN (Sindicatura General de la Nación), Raúl Baridó, y abarca a las líneas Mitre y Sarmiento, porque son operadas en forma conjunta por el concesionario, aunque la última es la afectada por el siniestro.

Así fue comunicado ayer en conferencia de prensa por el ministro Julio De Vido, acompañado por el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, y la medida fue dictada a través de la resolución 199 del Ministerio de Planificación.

De Vido aseguró que la intervención de TBA garantizará «que el servicio no se interrumpa y con la mirada objetiva de otros actores se determine en qué condiciones se presta y se prestará el servicio y que se realicen de forma inmediata las condiciones para garantizar seguridad al servicio de transporte».

Según la resolución, el interventor podrá requerir la asistencia técnica de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), de la Administradora de Infraestructuras Ferroviarias y la Operadora Ferroviaria del Estado, y también de las otras concesionarías privadas Ferrovías (grupo Romero) y Metrovías (grupo Roggio).

Estas dos operadoras, junto con TBA, forman la UGOFE (Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria) que está a cargo de la administración y operación de los trenes Roca, San Martín y Belgrano Sur desde que se reestatizaron entre 2006 y 2007. TBA seguirá actuando en ese organismo como hasta ahora, porque la medida sólo alcanza al Mitre y al Sarmiento. No afecta a TBA en la UGOFE.

Según la resolución, Ferrovías y Metrovías estarán obligadas a asistir a la intervención y actuarán en forma articulada con la Secretaría de Transporte. La norma también da participación a los intendentes de los partidos atravesados por las dos líneas de trenes, incluida la ciudad de Buenos Aires, para colaborar con el interventor en la actuación y en el diseño de medidas complementarias para determinar las condiciones de la prestación.

Provisoria

En la norma, el Gobierno consideró necesario «actuar de forma inmediata ante circunstancias graves como la presente», y aclaró que se trata de «una medida cautelar provisoria, por el plazo de 15 días o hasta tanto se sustancie el proceso penal, lo que ocurra primero». De Vido también fundamentó la medida en la defensa del interés público y para dar «objetividad y transparencia al análisis de lo ocurrido» y «resguardar la seguridad de los usuarios».

Por su parte, Schiavi dijo que en el período de intervención «quizás habrá menos trenes o puede haber horarios distintos», por las verificaciones que deben realizarse, y pidió «a los usuarios que entiendan y colaboren para poder llevar adelante esta etapa». Advirtió que «hay 300 mil personas que van todos los días al tren, a las que posiblemente no podamos llevar a todas como queremos y corresponde, pero serán llevados en otro medio de transporte», en relación con micros que estarían disponibles en todas las estaciones. También indicó que «el espíritu de la intervención es trabajar con los trabajadores en la mejora del servicio», y mencionó que en los dos ferrocarriles hay 4520 personas empleadas.

De Vido dijo que la resolución se dictó siguiendo instrucciones de la presidente Cristina de Kirchner, «con la que estuvimos trabajando este fin de semana para formalizar la intervención, que requerirá la colaboración de organismos ajenos al Ministerio de Planificación para dotar de transparencia y afianzar el criterio de respetar la decisión de justicia en cada paso que defina». La decisión adoptada, agregó, «no deja lugar a dudas que se está actuando en la forma que demandan los acontecimiento y en absoluto respeto a las víctimas y la sociedad».

Dejá tu comentario