Jackson, lejos de los hobbits y los conjuros

Edición Impresa

Madrid - En su último film, «The Lovely Bones», Peter Jackson («El señor de los anillos», «King Kong») se desmarcó de los grandes presupuestos para adaptar la exitosa novela de Alice Sebold en la que una adolescente observa a su familia desde un «mundo intermedio» después de ser asesinada brutalmente. «La repetición no es estimulante, no aporta nada», dijo el director durante la presentación de su film en Madrid.

«Realmente no tengo ningún plan, cuando hago películas es porque me entusiasman, si no, no lo haría. No he seguido un plan en mi vida ni me he movido de un tema a otro porque tenga un plan específico (...) No me importa hacer películas del mismo género, siempre que sea algo distinto, que me gusta y de lo que quiero hablar», agregó.

Se trata de la primera película del director desde la fallida «King Kong» de 2005, que siguió a la aclamada trilogía de «El señor de los anillos» con la que Jackson, de 48 años, se convirtió en uno de los cineastas más solicitados de Hollywood. Protagonizada por Rachel Weisz y Mark Wahlberg, que interpretan a los padres de la niña, además de Susan Sarandon y Stanley Tucci, la película se estrena el 11 de diciembre en Estados Unidos.

Pese a las críticas que han cuestionado a Jackson por la omisión en su película de los elementos más perturbadores y violentos de la novela, un gran éxito de ventas, el director aseguró que su idea nunca fue hacer una película sobre muerte y asesinatos sino recoger el positivismo de la autora. «No quería filmar a una chica de 14 años siendo asesinada. La película es sobre lo que pasa después de morir», afirmó Jackson, quien dijo creer que al morir permanece una energía.

Aunque se autodefinió como una persona no particularmente religiosa, para Jackson fue de vital importancia la recreación del mundo intermedio mágico y surrealista desde que la joven Susie Salmon, interpretada por la actriz irlandesa Saoirse Ronan, observa a su familia.

El director recurrió a los efectos especiales que fueron gran parte del éxito de su trilogía. «Mucha gente concibe los efectos especiales como un género en sí mismo, yo creo que no, para mí son una herramienta más con la que un director cuenta para hacer una película», sostuvo.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario