Juan Ranieri: crítica de las condiciones del paisaje urbano

Edición Impresa

• LA MUESTRA DEL PINTOR Y ARQUITECTO PUEDE VERSE EN EL ESPACIO CULTURAL DEL PALACIO DUHAU

El Espacio Cultural del Palacio Duhau expone en estos días la obra de Juan Ranieri, arquitecto, nacido en Escobar en 1969. A primera vista responde a ciertos cánones arquitectónicos, líneas rectas, planos frontales, cimas verticales, un equilibrio formal, la escala en la que todos los elementos están insertos. En este contexto, donde se unen arte y arquitectura, Ranieri ejerce una crítica observación de nuestro paisaje urbano a las condiciones de vida cada vez más degradada de lo que nos rodea. Ofrece también su visión sombría de edificios emblemáticos, por ejemplo, el de Comodoro Py, lugar clave de concentración del poder judicial.

A través de una técnica cuidada, grafito, pintura acrílica, materiales que la construcción o la vía pública le provee, chapas de hierro oxidada, de descarte, pintura asfáltica usados mesuradamente, muestra abigarradas estructuras, edificios en construcción o abandonados, hábitats intrusivos. Un hallazgo la carpa montada sobre una autopista y su visión aérea, la precaria arquitectura de lo que suponemos la Villa 31 bajo un cielo tormentoso, contenedores, barcos anclados cercanos a los silos del puerto y el cromatismo acorde, importante protagonista de su hacer. A veces Ranieri deja la estructurada composición y hace una pausa para incursionar en grafismos, soportes texturados, donde da rienda suelta a otra posibilidad expresiva.

Moreno

"Hablando con las paredes, el Museo Pueyrredón, la casa y su gente" es el atractivo título del libro del arquitecto Carlos Moreno.

En sus 70 páginas que incluye una copia del plano de Bacle (1834), pone el acento en el mensaje de este valioso patrimonio cultural, incluido su parque y en un concepto clave, que el patrimonio no es sinónimo de nostalgia. El sitio del actual Museo Pueyrredón es el antiguo pago de los Montes Grandes y representa una unidad dentro de San Isidro, pero en realidad es el rastro de ese trazado que se remonta a fines del siglo XVI.

El autor va revelando la sociedad colonial impregnada de un estilo religioso, además , ilustra con sus delicadas acuarelas la evolución del lugar desde el siglo XVII hasta el XIX. Relata los cambios en la arquitectura y la vida doméstica hasta llegar a Juan Martín de Pueyrredón que se casa en 1815 con María Calixta de Tellechea, quien aportó como dote la quinta que había pertenecido a su padre. Después de ser elegido Director Supremo de las Provincias del Río de la Plata, la casona de Pueyrredón será el escenario de decisivas relaciones políticas en momentos turbulentos para el país.

Dejá tu comentario