Kraft: Gobierno, empresa y trabajadores vuelven a pelear por control de planta

Edición Impresa

El conflicto en la empresa Kraft, luego del desalojo del viernes pasado, ingresará desde esta madrugada en un nuevo capítulo, que podría derivar en serias consecuencias.

A las 5, frente a las puertas de la planta de General Pacheco, agrupaciones de izquierda y los 60 trabajadores de la Comisión Interna, decidirán extender la huelga e intentarán retomar el control de la fábrica. Una hora más tarde, la conducción de Kraft citó a los más de 2.500 trabajadores para escuchar una arenga de los directivos y retomar la producción. Los movimientos que se esperan para hoy en el conflicto en la ex Terrabusi son los siguientes:

  • Kraft ratificó que pondrá nuevamente en funcionamiento su planta de General Pacheco. Durante todo el fin de semana la dirección trabajó en la limpieza de las instalaciones recuperadas el viernes, levantó el alambre de púas colocado desde que comenzó la toma en el cerco perimetral y triplicó la presencia de la seguridad privada dentro del predio. Esta mañana liquidará la totalidad de los salarios de la última quincena a los empleados que recibieron descuentos como consecuencia de la paralización que sufrió la planta; sólo quedarán fuera de este beneficio los 60 operarios despedidos. En este caso, Kraft considera que luego de la liberación de la planta, el conflicto pasó a formar parte de una cuestión judicial, y que acatará el fallo que derive de la acción de la Justicia laboral. En ese sentido, la compañía mantiene su posición de no tener que liquidar indemnizaciones a estos empleados, ya que, según su visión, fueron ausentados «con causa».

  • Los trabajadores despedidos y la Comisión Interna de la ex Terrabusi planean realizar una asamblea en la puerta de la fábrica a las 17. El objetivo de los sindicalistas y de los obreros despedidos sería pedir a sus compañeros en actividad, que no vuelvan a trabajar «en estas condiciones». Se resolverá además si se define un intento de retomar el control de la planta, una situación utópica si se tiene en cuenta que la fábrica de General Pacheco estará custodiada por la Policía de la provincia de Buenos Aires por fuera y por efectivos de compañías de seguridad por dentro. Ante esta situación, podría resolver nuevamente cortar la Panamericana.

    A la tarde partidos y organizaciones de izquierda marcharán desde el Congreso hacia la Plaza de Mayo para reclamar la reincorporación de los 156 despedidos. Del acto participarán, entre otros, el Partido Obrero, el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), Polo Obrero, Barrios de Pie, CUBa MTR y la Corriente Clasista y Combativa (CCC). En el medio se esperan manifestaciones y cortes varios de parte de las agrupaciones de estudiantes de la Universidad de Buenos Aires. También habrá bloqueos al tránsito en el kilómetro 22 de la Ruta 3 en La Matanza, en el puente La Noria, en Gaona y Ruta 23 y en la 9 de Julio y la Avenida de Mayo.

  • El Ministerio de Trabajo no declarará ilegal la huelga. Esto incluye la protagonizada hasta el viernes ni las que surjan desde hoy. Para la posición oficial, los trabajadores de Kraft tienen derecho a la protesta y a las movilizaciones; y, si hubieran excesos, estos deberían resolverse en la Justicia. Se le critica también a Kraft la falta de voluntad negociadora al buscar desligitimar a la Comisión Interna.


  • Los ministros de Trabajo (de la Nación y provincia de Buenos Aires) convocaron para hoy una audiencia de conciliación, intentando que el conflicto no se espiralice dentro de la planta, pero sin obligar a la empresa a retomar a los trabajadores despedidos. Según Cuartango, el conflicto se endureció por «la posición intransigente» de ambas partes, por lo que para llegar a un acuerdo «es necesario que todos estén dispuestos a ceder algo».

    Dejá tu comentario